Trabajo codo a codo del cliente y el agente

Es muy típico encontrar compradores ansioso por hacer perder el tiempo a agentes inmobiliarios bien intencionados y hoy traemos información que ambos deben conocer.

La búsqueda de una vivienda de la mano de un agente inmobiliario no es la misma hoy en día que hace generaciones atrás. Tanto el espacio físico como virtual entre el comprador y el agente era mucho más grande y el reunirse o contactar era un proceso más lento y metódico.

llamada Si un comprador veía un cartel de “Se vende” o un anuncio en el periódico posiblemente llamaba a la oficina para obtener más información y a veces hasta ahí podía llegar, siendo un contacto muchas veces anónimo, sin embargo hoy en día los compradores está “en línea”, conectados a través de un click, de un mensaje por el móvil o de un e-mail e inicia una conversación inmediata, pero ¿Eso significa que ese comprador es activo y realmente busca una transacción? No necesariamente.

La experiencia del agente inmobiliario

Mientras tanto, los agentes, que trabajan como autónomos van muchas veces conduciendo de aquí para allá enseñando viviendas día a día, pensando que tienen un cliente que pueden ayudar. Y pueden presentar una oferta o dos en nombre del cliente, incluso estar presentes en alguna inspección y todo antes de que el comprador decida retirarse, comprar una casa diferente o no comprar nada. Esto puede llegar a hacer sentir a los agentes como que su tiempo no es gratamente valorado.

¿Quién es el responsable? ¿Es cuestión del agente de mejorar la gestión de su tiempo y clasificar a los clientes potenciales? ¿O es el comprador quien debe tener las cosas claras desde el principio? Tenemos claro que el cliente es lo principal y que depende de cómo el agente maneje la situación y de las tantas preguntas que le haga a su nuevo “cliente”.

El comprador
viviendaTambién consideramos que los compradores deben conocer como funcionan las cosas una vez que comienzan a comprometerse. La mayoría de los clientes no se percatan de que hay todo un proceso a la hora de comprar una casa y que no es una transacción que ocurre de la noche a la mañana y que por alguna mala situación vivida con un agente en el pasado no significa que vuelva a ocurrir.

El agente
Mientras tanto, los profesionales inmobiliarios deben entender que un click, un texto o un e-mail no hace que un comprador sea activo. Un buen agente debe manejar el proceso de venta y preguntar, valga la redundancia, las preguntas adecuadas para poder tener “una lectura” del comprador y lo que realmente busca.

Es por esto que el trabajo entre agente y comprador debe realizarse codo a codo y ambos enfocar su atención a lo que realmente quieren y necesitan para progresar adecuadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *