Reformar o no reformar, esa es la cuestión

Está claro que una vivienda reformada es más atractiva a la vista tanto en alquiler como venta, las condiciones en las que se encuentra y la distribución es uno de los aspectos que se toman en cuenta además del precio y ya es de saber que causar una buena primera impresión es esencial.

Pero, ¿Es mejor reformar o no? Todo depende de qué tan dispuesto se esté para afrontar una reforma y si realmente compensa respecto al valor que tendrá el inmueble una vez reformado. Llevar a cabo mejoras puede suponer una revalorización entre un 10 – 20% en algunas viviendas e incluso que se venda o alquiler en menor tiempo.

Si realmente se quiere vender / alquilar, es recomendable que el inmueble esté presentable, moderno, decente; esto se puede conseguir con un “lavado de cara” o en caso de ser necesario una reforma profunda. Esta última como el término lo indica, implica más detalles, más obra y por ende más dinero a invertir.

Hay quienes prefieren que la casa no esté reformada para poder así distribuir y adaptarla mejor a sus gustos y necesidades, no obstante es mayor el porcentaje de personas que buscan un inmueble en venta listo para entrar a vivir¡ y en alquiler un espacio moderno sin los muebles de la abuela.

¿Qué merece la pena reformar?

1. ¡Hora de cocinar! La cocina es uno de los espacios que más se observa con atención, ya sea el tamaño, la distribución, la condición en la que se encuentra, si es del año 60 o si está moderna. Pero centrémonos, si se busca una inversión mínima, nada que una buena capa de pintura pueda arreglar, en paredes e incluso gabinetes, iluminación y limpieza.

Si quieres tirar la casa por la ventana, en Convivencia inmobiliaria te recomendamos en la medida de lo posible ¡ABRIR!, conectar con el salón comedor y hacer uso de cerramientos de vidrio si quieres mantener los espacios divididos, eso dará amplitud y luminosidad.

2. Adiós gotelé. Así que comenzamos por las paredes, eliminar el gotelé o una capa de pintura para dar luminosidad y aires de nuevo.

3. ¡A la ducha! El baño es otro punto clave que requiere atención. Sustituir la bañera por plato de ducha, la cortina por mampara, modernizar los accesorios el espejo y claro pintura, siempre pintura.

Por último están las reparaciones menores o como nos gusta llamarlos, mantenimiento.
• Tapar agujeros de clavos de las paredes
• Reemplazar bombillas
• Actualizar los pomos y tiradores.
• Electrodomésticos

Entonces, ¿Cómo saber si lo ideal es optar por la reforma?

• Es absurdo escribirlo, pero necesario. Disponer de capital para afrontar una reforma.
• Determinar las acciones a realizar o espacios que necesitan un mejora imprescindible
• Pedir presupuesto de reforma
• Contactar con uno de nuestros agentes inmobiliarios y solicita una valoración de inmueble
• Comparar la valoración del inmueble antes de reformar, con la propuesta de reforma y la inversión que llevarás a cabo
• Si se revaloriza en más de un 10% sin tener que desembolsar una gran cantidad
• ¡ADELANTE!

Ideas para cambiar rápido el estilo una vivienda

Cambiar el estilo, mejorar la apariencia y dar un aire nuevo para hacer más atractiva una vivienda, es posible aún con recursos limitados para ello, si se tienen en cuenta aspectos esenciales como el color para generar un mayor impacto.

Es por esto que a continuación te presentamos algunas ideas que puedes aplicar:

1. Verde que te quiero verde
Hacer uso de plantas en espacios habitados, es una de las opciones más fáciles para transformar y transmitir nuevas sensaciones, según el espacio que se tenga se puede jugar con su ubicación; ya sea flotantes del techo, en una mesa o en la pared.

¿Poca luz natural? ¡que no sea excusa! Se puede utilizar a plantas que no requieran tanta luz o recurrir a iluminación que le sirva como sustituta.

2. Paleta de colores
Esta es otra forma fácil y rápida de cambiar el look de una vivienda, la pintura; ya sea pintar paredes, mobiliarios o puertas, el color hará que se vean renovados y frescos todos los espacios.

3. Utiliza lo que tienes
Renovar lo existente, reparar, cambiar la disposición del mobiliario y añadir nuevos accesorios son claves para conseguir un buen resultado.

4. Cojines
Renovar, rellenar y dar color. Es hora de olvidar esos cojines sin forma y fundas desgastadas y añadir nuevos rellenos, colores y texturas. Son elementos fundamentales para dar vida a los espacios y es más rentable que cambiar todo el sofá.

5. Muebles de la abuela
Ya sea para vender, alquilar o para vivir en ella, quien habite la vivienda debe sentirse a gusto, y tener un mueble viejo, desgastado, que ocupa la mayor parte del salón o dormitorio no es atractivo, ni generará esa sensación de estar a gusto en el hogar o de querer vivir ahí.

Orden, luz, menos es más; con cambiar pequeños detalles se puede hacer una gran diferencia, pero lo importante es sentirse a gusto y tener bienestar mental en un espacio llamado hogar.

Señales de que debes llamar ya a ese cliente

Llegar y conectar con los clientes es clave, incluso con algo tan básico como una llamada telefónica. Al llamar a todos tus contactos, alguno puede sentirse incómodo o no gustarle, incluso hay agentes inmobiliarios que le temen o la utilizan como último recurso, siendo es una de las estrategias fundamentales que puede generar un cliente ya sea comprador o vendedor.

Así como es importante contactar, es valioso aprender a leer las señales por eso hemos decidido compartir algunas de las situaciones que hemos identificado como indicadoras de que debes llamar ya al cliente.

  • Llegó a ti

Puede sonar obvio, pero muchas veces no se le da la importancia que tiene, ese cliente que ha contactado contigo por cualquier medio, debe pasar a los primeros de la lista pendiente de llamar. El no responder esa solicitud en un corto plazo de tiempo, puede ser un cliente perdido, sin importar que sea nuevo o un contacto existente, atenderles es una fuente de referencia y reseña y no queremos que sea de las negativas.

  • Se relaciona con tu marca en las redes sociales

Sin duda un cliente que interactúa con tu marca en las redes sociales, es un cliente que con el seguimiento adecuado es más prospecto de cliente que uno que ni siquiera conoce la marca. Así que hay que estar pendiente que tipo de publicación genera más interacción, que tipo de interacción es y seguir por ese camino.

  • Tras un acontecimiento importante

Con el soporte de un CRM y una buena gestión, puedes saber momentos clave en las transacciones con los clientes, ya sea para felicitar en su cumpleaños o fechas especiales y para hacer llamadas de seguimiento en casos como
– Meses posteriores a haber realizado una transacción importante
– Para saber qué tal ha ido todo tras ayudarle a solucionar unas dudas o problema
– Han reformado la vivienda que les vendiste y quieres ver como ha quedado y que tan a gusto están
Hay muchos momentos que pueden servir como “excusa” para realizar esa llamada, solo tienes que analizarlo un poco y ser creativo.

  • Cliente referido

Muchos de tus clientes llegan como referido y la mayoría valoran más esa recomendación que la publicidad en los medios; así que si recibes una notificación de alguien que llega por esta vía, no le hagas perder el tiempo, no solo podrías perderlo como cliente, sino también a quien te recomendó.

Hay un sinnúmero de medios para contactar con un posible comprador o vendedor, por ello en Convivencia recomendamos identificar los gustos del cliente y anotarlo; el saber si prefiere llamadas telefónicas, mensajes de WhatsApp o que le contacten por email, hará que el cliente se sienta más a gusto durante la conversación.

¿Que tener en cuenta al comprar una vivienda?

Son muchos los aspectos a tener en cuenta antes de comprar una casa o un piso y como no queremos que te dejes ninguno aquí hacemos un pequeño resumen de las más importantes. Todo comprador debe conocer estos puntos, y los destacamos aquí aunque los agentes inmobiliarios que forman parte de convivencia notifican sobre los mismos en su debido momento.

1. Presupuesto
En el momento en que se decide comprar una vivienda se tiene en mente un precio máximo de compra, porque aunque muchas veces las características de la misma sean lo prioritario, el factor económico suele ser decisivo.

Dentro de este punto es importante tener en cuenta que en todo proceso de compra incurren gastos adicionales como impuestos, costes de mudanza, reparaciones y un estilismo, reforma en caso de haber, seguro del hogar, entre otros.

2. Determina la forma de pago
Dispones de todo el dinero, necesitas financiación parcial o total. Debes tener todo claro ya que influirá tanto en los costes finales como en el tiempo para cerrar la negociación y firmar. Se recomienda medir la capacidad financiera para determinar a qué tipo de vivienda se puede acceder según el precio, hipoteca y cantidad ahorrada.

3. Tipo de vivienda y características
Suele haber discrepancia entre lo que se desea y lo que realmente se necesita, por lo que es fundamental tener los pies sobre la tierra, tomar un tiempo para reflexionar sobre lo que debe en realidad debe tener esa vivienda, ya sea piso, casa, dúplex, bajo, apartamento, ático…

4. Zona, ubicación
Tener claro el “dónde” pero con la mente abierta, por lo que es recomendable conocer realmente la ciudad, tener un radio de búsqueda en distintas zonas y determinar en cuales la venta de viviendas se acerca al presupuesto máximo planteado.

5. Análisis de entorno cercano
Una vez seleccionadas posibles viviendas a visitar, lo ideal es acercarse y adentrarse en el entorno más cercano, los servicios y espacios públicos que dispone e incluso ver de cerca el vecindario.

6. Visitar más de 1 vez
Recomendamos visitar la vivienda más de 1 vez y recorrer todas sus estancias, para asegurarse de que realmente cumple con requisitos y expectativas que se está buscando. Además en caso de haber reforma, recomendamos visitar con un profesional del área para que pueda dar un estimado de coste para la reforma.

7. Estar informado sobre los gastos de comunidad, el importe y si está al corriente el pago.

8. Saber si el inmueble dispone o no de cargas pendientes, el importe del IBI si es una casa, y el informe inspección técnica de edificios (ITE).

9. Si hay obras pendientes en caso de ser edificio o una urbanización o si hay alguna prevista.

10. Asegurarse de que el inmueble está al corriente de pagos de las facturas de los servicios.

11. Conocer si dispone de cédula de habitabilidad o hay que solicitarla.

12. Al momento de encontrar la vivienda adecuada, llega el proceso de negociación, es decir de plantear una oferta por el inmueble, acordar una cantidad justa, respetando siempre al vendedor y pagar una señal. En este y todos los puntos, las agencias de Convivencia van a estar presentes para asegurarse de orientarte con un servicio de calidad.

13. Firmar contrato de arras, que es el contrato que se firma previo a la compra en el cual se aporta un adelanto por la vivienda