Aspectos que influyen en la valoración de una vivienda

Ser consciente de los aspectos que pueden perjudica o aumentar el valor de un inmueble a la hora de una valoración es siempre una excelente idea a tener en cuenta. Hay acciones que puede hacer todo propietario que aseguran un aumento en el valor de su vivienda, pero en caso de decidir hacer mejoras, es importante recordar que algunas pueden ser más costosas que otras y que lo importante es compararlo con el valor que aporta una vez reformado, no reformar por reformar para vender más caro.

Primero lo primero, hay que identificar cuáles son las áreas que realmente requieren atención y en las que se puede sacar mayor beneficio frente a la tasación, luego determinar el nivel de actuación, su coste y su está acorde con el presupuesto de reforma.

Aunque hay aspectos que influyen en la tasación de una vivienda que no son modificables o mejorables por el propietario, siempre hay otros que lo pueden compensar. Aquí comentamos algunos puntos de evaluación durante una tasación:

  • El exterior

Sea una casa o un piso, el exterior debe ser atractivo. Es cierto que es más difícil cuando se trata de un piso por el hecho de que se tiene en cuenta el edificio completo, no obstante tu vivienda aún así puede tener un exterior impoluto. Comenzando por la puerta, que esté en correcto estado y limpia.

Si es una casa procurar tener tanto la valla como el jardín de 10, limpieza y pintura son el mejor aliado en estos casos. Así mismo para todo inmueble es recomendable tener las ventanas y el revestimiento sin capas de polvo o suciedad, la clave es que se note que es un ambiente bien cuidado.

“Ubicación, superficie, distribución y calidades, son algunos de los aspectos que se tienen en cuenta para una tasación”

  • Antigüedad

El estado de conservación de la vivienda, tipo de construcción y el estado del edificio respecto a su tiempo de construcción.

  • El interior

La distribución, los materiales de los acabados, la superficie útil y construida y si hay reforma o la necesita.

  • Instalaciones

Este es un aspecto que se puede mejorar, pero poco recomendable a la hora de vender ya que puede incurrir en un gasto mayor del previsto. Pero si es importante entender que tanto las instalaciones eléctricas, de fontanería como la calidad y tipo de cerramiento de la vivienda, sus revestimientos, son claves a la hora de determinar el valor de un inmueble.

  • Decoración

Es cierto que esto va un poco más allá, porque por el hecho de que una vivienda no está decorada para los gustos de todos, no va a alterar el valor del mismo. No obstante, despersonalizar y renovar la imagen es la clave para atraer clientes. Pintar con colores neutros y claros ayudan a que los espacios se vean más iluminados, frescos y renovados y eso sí que puede afectar positivamente la valoración.

  • Ascensor

Ascensor o no ascensor, este es uno de los puntos más fuertes, además de la orientación a la hora de una tasación, sin dudas un inmueble que dispone de ascensor tiene más valor que uno que no lo tenga.

Otros aspectos que también influyen pero que no son modificables son la orientación y por tanto la incidencia de la luz natural, la ubicación junto con los servicios que dispone a su alrededor y la seguridad de la zona. También se tendrá en cuenta si dispone o no de cargas, el tipo de vivienda y si se trata de una vivienda con algún tipo de régimen de protección.

Compartir en:

Cómo saber el valor de una vivienda

El precio de mercado de una vivienda va más allá de lo que se piense o sienta que vale, debe estar basado en datos y condiciones del inmueble. Y estos son algunas claves que se deben tener en cuenta para conocer el valor de una vivienda.

Identificar: es importante visitar el inmueble para conocer sus características, con la referencia catastral se podrá conocer la superficie construida y de parcela que corresponde a esa vivienda y cómo está distribuida, ya sea si está distribuido en cada planta, si hay zona de aparcamiento y el límite de la parcela.

Conocer el inmueble: saber si la vivienda es libre o es de protección oficial, esto influirá en su valor.

Visita el inmueble: no se puede determinar el valor de una vivienda si realmente no se conoce. Por lo que dentro de este punto se debe de analizar en cuenta los siguientes aspectos:

  • Ubicación y características del entorno.
  • Facilidad de movilidad peatonal y de transporte.
  • Proximidad de servicios como supermercados, hospitales, entre otros.
  • Calidad del edificio, estado de conservación y si dispone de ascensor.
  • Orientación de la vivienda y de cada espacio, por ejemplo a donde está orientado el salón y los dormitorios (norte, sur, este, oeste), al exterior o a patio.
  • Si es necesaria reforma o no.
  • Distribución y número de habitaciones / estancias.
  • Instalaciones y estado actual de las mismas (gas, luz, agua).
  • Condición de los suelos, puertas, ventanas y paredes.
  • Si dispone de extras como terraza, garaje, trastero, vistas.
  • Destacar si tiene algún elemento cocina, baño o terraza que puede aumentar su valor.

Testigos: Llegados a este punto se debe buscar en bases de datos fiables ejemplos de viviendas vendidas con características lo más parecidas posibles y en la misma zona, con el objetivo de tener referencia de precios de venta. Este es un paso fundamental a la hora de valorar una vivienda con el mercado actual.

“La localización es un parámetro determinante al momento de valorar una vivienda”

Si eres una agente inmobiliario esos son aspectos que debes tener en cuenta para una buena valoración, si eres un propietario te habrás dado cuenta de que necesitas ayuda de un profesional para saber el precio de mercado de tu vivienda, por lo que no dude en ir al apartado agencias para que conozcas las inmobiliarias con las que trabajamos.