Consejos para alquilar más rápido una vivienda

Poner en alquiler una vivienda es una perfecta opción para obtener rentabilidad de ese inmueble que se tiene en propiedad pero que no está habitado. Primero hay que entender que un inmueble es una inversión y que para alcanzar una buena rentabilidad en corto tiempo hay que cuidarlo, invertir y pensar en esa vivienda como si uno mismo la fuese a habitar; porque así como te gusta sentirte a gusto, a los inquilinos también. Después de entender esto, se debe tener en cuenta una serie de aspectos que determinarán qué tan rápido se gestione el contrato de alquiler.

1. Asesoramiento de un agente inmobiliario

Se encargará de orientar en cuanto al precio adecuado del mercado según la ubicación, características y estado del inmueble. Además de asesorar, el agente hará fotografías de calidad, gestionará la publicidad del inmueble, coordinará las visitas, y pasará el filtro de selección de inquilino ideal para la vivienda.

2. Detallar las características
Crear una lista con las características del inmueble ayuda a que se alquile más rápido, añadiendo también información sobre la ubicación, aspectos a resaltar del entorno y cercanía respecto a lugares de interés, los metros cuadrados de la vivienda y de cada una de las estancias, así como también explicar la distribución, lo positivo del inmueble y dejar claro por qué deben elegir ese y no otro.

Es importante especificar qué está permitido y qué no, como por ejemplo si se permiten o no mascotas y si dispone de servicios adicionales como garaje, trastero o piscina. ¿Permite alquiler y alquiler con opción a compra? Especificarlo es lo mejor.

3. Buena promoción
Además de una buena descripción, un inmueble con fotografías de calidad e incluso vídeos recorriendo sus espacios ayuda a captar más la atención y a que realmente se conozca el inmueble. El resto es la publicación por parte del agente en los distintos medios sociales.

4. Arreglar desperfectos
A todos nos gusta sentirnos a gusto en el espacio que habitamos o trabajamos, así mismo todo el que busca alquilar un inmueble. Son muchos los propietarios que no le dan importancia a arreglar los pequeños desperfectos y es esa mentalidad la que hace que un inmueble lleve publicado en portales más de uno o dos mes. Hay que abrir la mente y entender que todos queremos espacios agradables, sencillos y con los mínimos defectos posibles, ya que el resto es tarea de cada inquilino adecuarlo para sentirlo como su hogar.

“Olvida los muebles grandes, sobretodo cuando los espacios son pequeños”

5. Limpieza e higiene
Limpieza a fondo para las fotos y también para las visitas, no hay nada más motivador que visitar una vivienda de interés y que sea igual o mejor de lo esperado. Es más fácil hacerse a la idea de vivir ahí si los espacios están limpios, ordenados y despersonalizados.

6. Muebles y electrodomésticos
Electrodomésticos en buen estado, una televisión en condiciones, buen sofá y muebles pueden hacer milagros para alquilar una vivienda, sobretodo si se trata de la cocina y el salón.

Con estos consejos, la mente abierta, disposición de mejorar el inmueble para tener una mayor y rápida rentabilidad, combinado con el asesoramiento de nuestros agentes inmobiliarios, no habrá persona que se resista a alquilar esa vivienda.

Ideas para cambiar rápido el estilo una vivienda

Cambiar el estilo, mejorar la apariencia y dar un aire nuevo para hacer más atractiva una vivienda, es posible aún con recursos limitados para ello, si se tienen en cuenta aspectos esenciales como el color para generar un mayor impacto.

Es por esto que a continuación te presentamos algunas ideas que puedes aplicar:

1. Verde que te quiero verde
Hacer uso de plantas en espacios habitados, es una de las opciones más fáciles para transformar y transmitir nuevas sensaciones, según el espacio que se tenga se puede jugar con su ubicación; ya sea flotantes del techo, en una mesa o en la pared.

¿Poca luz natural? ¡que no sea excusa! Se puede utilizar a plantas que no requieran tanta luz o recurrir a iluminación que le sirva como sustituta.

2. Paleta de colores
Esta es otra forma fácil y rápida de cambiar el look de una vivienda, la pintura; ya sea pintar paredes, mobiliarios o puertas, el color hará que se vean renovados y frescos todos los espacios.

3. Utiliza lo que tienes
Renovar lo existente, reparar, cambiar la disposición del mobiliario y añadir nuevos accesorios son claves para conseguir un buen resultado.

4. Cojines
Renovar, rellenar y dar color. Es hora de olvidar esos cojines sin forma y fundas desgastadas y añadir nuevos rellenos, colores y texturas. Son elementos fundamentales para dar vida a los espacios y es más rentable que cambiar todo el sofá.

5. Muebles de la abuela
Ya sea para vender, alquilar o para vivir en ella, quien habite la vivienda debe sentirse a gusto, y tener un mueble viejo, desgastado, que ocupa la mayor parte del salón o dormitorio no es atractivo, ni generará esa sensación de estar a gusto en el hogar o de querer vivir ahí.

Orden, luz, menos es más; con cambiar pequeños detalles se puede hacer una gran diferencia, pero lo importante es sentirse a gusto y tener bienestar mental en un espacio llamado hogar.

5 cosas que se deben evitar al poner un inmueble en venta

A continuación te presentamos 5 mandamientos que tu cliente debe tener claro y evitar a la hora de poner su vivienda en venta. Está en tus manos como agente inmobiliario que los entienda, interiorice y lleve a cabo con tu ayuda.

1. Decir no a las mejoras
Es muy importante que tu cliente entienda que no debe subestimar el poder de las primeras impresiones. Reparar problemas obvios e incluso dar una que otra mano de pintura aumentarán las posibilidades de enamorar a futuros compradores y que se hagan ofertas por su inmueble.

Se trata de actualizar, reparar, colocar bombillas y mejorar aspectos de la vivienda, nunca de sobre-mejorar, quienes buscan una vivienda la quieren convertir en su hogar y por ende que la decoración vaya acorde a sus gustos. Así que no es hacer una mega inversión para repararla por completo antes de ponerla a la venta.

2. No limpiar
Más allá de las alergias, nadie se siente a gusto entrando a un lugar donde tiene que estar más pendiente al “que no tocar por error” en vez de al espacio y la distribución. Si tus propietarios no pueden gestionar la limpieza es tarea tuya recomendarles empresas que se encargan de ello y dejarles saber que todo es para el bien de la vivienda y hacerla más atractiva y visitable.

vivienda desordenada

3. Decorar en exceso
Siguiendo de la mano con los puntos anteriores, también hay viviendas amuebladas que no necesitan un lavado de cara y que quieres presentar de la mejor manera posible, pues bien, toma nota, porque aquí lo ideal es neutralizar la decoración, que sirva para gusto de cualquiera que la visite no solo para ellos, porque a fin de cuentas ellos quieren venderla a otros.

¡Olvida los colores llamativos y las últimas tendencias en decoración!

4. Quedarse y jugar al escondite
A los compradores les gusta imaginarse viviendo en ese lugar y para eso necesitan espacio y libertad, así que las visitas al inmueble es mejor dejarlas en manos de los agentes inmobiliarios, lo ideal es que los propietarios no estén presentes, así los posibles compradores se sentirán en más libertad de recorrer los espacios.

Tu cliente vendedor debe entender que esa hora en la que tendrás la visita la puede aprovechar para hacer cualquier gestión, sabemos que hay casos y casos y que muchos propietarios no pueden irse durante la visita o simplemente no quieren, tampoco se trata de obligar así que, en caso de ser así lo recomendable es que no estén recorriendo junto a ti y los compradores. Nada de jugar al escondite y estar asomando la cabeza de vez en cuando para ver por donde va o cómo va la visita.

5. Ocultar los problemas
Si el inmueble que vas a comercializar necesita reforma total, este punto no aplica, pero aquellos inmuebles en los que el propietario no está dispuesto a reparar nada para vender, es IMPORTANTE que esos desperfectos no se intenten esconder a quienes visitan la vivienda, si las reparaciones o reformas pueden llegar a repercutir fuertemente en el aumento del precio final de la vivienda, ¡déjalo saber! El cliente comprador sabe sobre ese handicap, el comprador te lo agradecerá y sentirá incluso más confianza en ti por la honestidad.

¿Tienes en mente algún otro “mandamiento”? ¡Escríbenos en los comentarios!

Cosas que no deben faltar en el coche de un agente inmobiliario

¿Alguna vez llegaste a pensar que pasas tanto tiempo en tu coche que es como tu segunda oficina? Así es, y no nos cabe duda, por eso es mejor prevenir que lamentar y tener el coche preparado por si puedes algo necesitar incluso en situaciones poco habituales.

Imagina que estás tomando el café y te manchas y en 15 minutos tienes programada una visita en una vivienda, ¿Qué haces? Claro, si estás cerca de casa no es tan trágico el asunto, si ese no es el caso, entonces es mejor que eches un vistazo a estos 8 consejos.

1. ¡Que se haga la luz, con una linterna!, lógico que si la vivienda no tiene luz lo ideal es no ir de noche, pero hay casos y casos y situaciones en las que necesitarás una linterna. Ya sea para enseñar el trastero, el garaje o espacios que necesitan un refuerzo, sobre todo en invierno o días lluviosos.

2. Un ambientador, recuerda que los olores influyen en la experiencia de los clientes. Así que airear la vivienda minutos antes de la visita y rosear un poco de ambientador de olor neutral o suave.

3. Ropa de repuesto en caso de que esa mancha de café te quiera amargar la visita, tampoco hablamos de tener un armario en el coche, pero tal vez una americana o alguna prenda que sin duda te pueda ser útil en caso de emergencias.

4. ¿Barra energética? ¿Fruta? Igual te encuentras un día con la agenda hasta arriba de visitas o recados y no tienes tiempo de comer, una barra energética o una fruta evitará que tu estómago deleite a los clientes con un concierto durante la visita.

5. Cargador USB hoy en día a nadie le gusta quedarse sin batería, como agente inmobiliario menos, ya que es la herramienta principal de trabajo, de lo contrario cómo podrías hacer o recibir llamadas, mensajes o incluso postear en las redes sociales tus avances del día.

6. Material publicitario Los planos, folletos, tarjetas de presentación y toda la información, ayudarán a que el cliente recuerde tanto esa vivienda como a ti.

7. ¡Apuntes! Anotaciones o algunas especificaciones seguro necesitarás escribir, así que recomendamos que no falte una pequeña libreta, un bolígrafo o una tablet si eres más de tecnología.

8. Un paraguas, para no estar mojados y poco presentables ante una visita, e incluso puedes llevar uno extra por si tu cliente no fue tan previsor, así ninguno de los dos tiene que llegar mojado y pasar escalofríos durante la visita.

¿Crees que nos hemos olvidado de algo importante? ¡Coméntanos debajo!