Consejos para alquilar más rápido una vivienda

Poner en alquiler una vivienda es una perfecta opción para obtener rentabilidad de ese inmueble que se tiene en propiedad pero que no está habitado. Primero hay que entender que un inmueble es una inversión y que para alcanzar una buena rentabilidad en corto tiempo hay que cuidarlo, invertir y pensar en esa vivienda como si uno mismo la fuese a habitar; porque así como te gusta sentirte a gusto, a los inquilinos también. Después de entender esto, se debe tener en cuenta una serie de aspectos que determinarán qué tan rápido se gestione el contrato de alquiler.

1. Asesoramiento de un agente inmobiliario

Se encargará de orientar en cuanto al precio adecuado del mercado según la ubicación, características y estado del inmueble. Además de asesorar, el agente hará fotografías de calidad, gestionará la publicidad del inmueble, coordinará las visitas, y pasará el filtro de selección de inquilino ideal para la vivienda.

2. Detallar las características
Crear una lista con las características del inmueble ayuda a que se alquile más rápido, añadiendo también información sobre la ubicación, aspectos a resaltar del entorno y cercanía respecto a lugares de interés, los metros cuadrados de la vivienda y de cada una de las estancias, así como también explicar la distribución, lo positivo del inmueble y dejar claro por qué deben elegir ese y no otro.

Es importante especificar qué está permitido y qué no, como por ejemplo si se permiten o no mascotas y si dispone de servicios adicionales como garaje, trastero o piscina. ¿Permite alquiler y alquiler con opción a compra? Especificarlo es lo mejor.

3. Buena promoción
Además de una buena descripción, un inmueble con fotografías de calidad e incluso vídeos recorriendo sus espacios ayuda a captar más la atención y a que realmente se conozca el inmueble. El resto es la publicación por parte del agente en los distintos medios sociales.

4. Arreglar desperfectos
A todos nos gusta sentirnos a gusto en el espacio que habitamos o trabajamos, así mismo todo el que busca alquilar un inmueble. Son muchos los propietarios que no le dan importancia a arreglar los pequeños desperfectos y es esa mentalidad la que hace que un inmueble lleve publicado en portales más de uno o dos mes. Hay que abrir la mente y entender que todos queremos espacios agradables, sencillos y con los mínimos defectos posibles, ya que el resto es tarea de cada inquilino adecuarlo para sentirlo como su hogar.

“Olvida los muebles grandes, sobretodo cuando los espacios son pequeños”

5. Limpieza e higiene
Limpieza a fondo para las fotos y también para las visitas, no hay nada más motivador que visitar una vivienda de interés y que sea igual o mejor de lo esperado. Es más fácil hacerse a la idea de vivir ahí si los espacios están limpios, ordenados y despersonalizados.

6. Muebles y electrodomésticos
Electrodomésticos en buen estado, una televisión en condiciones, buen sofá y muebles pueden hacer milagros para alquilar una vivienda, sobretodo si se trata de la cocina y el salón.

Con estos consejos, la mente abierta, disposición de mejorar el inmueble para tener una mayor y rápida rentabilidad, combinado con el asesoramiento de nuestros agentes inmobiliarios, no habrá persona que se resista a alquilar esa vivienda.

10 consejos para una mudanza perfecta

La mudanza, para muchos es un término que denota horror y estrés, sin embargo a otros les encanta, y es que lo ven igual que nosotros, de la mano a un cierre de una gestión inmobiliaria con éxito en la que familias encuentran su nuevo hogar, un nuevo comienzo y una oportunidad de hacer limpieza.

Lo primero es tener paciencia, respirar y mantener la calma, porque este proceso puede resultar agotador tanto a nivel mental como físico. Luego decidir el cómo y cuándo, es decir si la mudanzas la harás tú o si vas a contratar una empresa para gestionar el traslado de mobiliarios y cajas.

mudanzas

Para no morir en el intento aquí tienes 10 consejos básicos para organizar una mudanza:

1. Procurar hacer o contratar una limpieza profunda en la nueva vivienda, que estén hechas todas las reparaciones, retoques y pintura en caso de ser necesario.

2. Agradecer y tirar, seguir la técnica de Marie Kondo para mantener el orden, agradecer al artículo por haber sido útil y sacarlo, donarlo, venderlo o tirarlo según la condición en que se encuentre.
La limpieza será la clave en esta etapa.

3. Preparar materiales como caja, cinta adhesiva, rotulador y papel para embalar objetos frágiles.

4. Asegurar la contratación de los servicios, luz, agua, gas, internet en la nueva vivienda.

5. Clasificar e identificar. Es importante preparar las cajas según la estancia y enumerar / nombrar la ubicación de la misma.

Un método u otro o la combinación de ambos. El primero es hacer una especie de albarán y numerar las estancias, en este método se enumeran las cajas. Otra estrategia es nombrar las cajas según la estancia a la que pertenecen y la combinación de ambas es nombrarlas y numerar teniendo en cuenta cuántas cajas de ese espacio hay. Es decir, «cocina, 1/3» para indicar que es la caja 1 de las 3 de la cocina. Y si eres de los meticulosos, puedea idénticar cada espacio con etiquetas de color.

6. Mantener todas las piezas de los muebles juntas, ya sea tornillos, cables …todo. Los tornillos recomendamos utilizar bolsas pequeñas de cierre fácil, ya que son piezas muy pequeñas y fáciles de perder.

7. Seguir un orden.

8. No dejar nada vacío, si se pueden utilizar cajones para almacenar cosas livianas, es buena idea aprovecharlo teniendo en cuenta el peso. Al igual que mochilas, bolsos grandes y maletas serán útiles para evitar muchas cajas.

9. Al llegar a la nueva vivienda, colocar cada caja en el lugar que corresponde y comenzar por la cocina, probablemente se tengan alimentos que necesiten refrigeración.

10. Por último, celebrar el fin de la mudanza e inaugurar el nuevo hogar.