¿Qué es un contrato exclusividad inmobiliaria?

Como ya sabes, somos un portal inmobiliario de profesionales que gestionan viviendas en exclusiva, pero ¿Qué es la exclusividad inmobiliaria?

El contrato de exclusividad inmobiliaria es un acuerdo que se firma entre el propietario de un inmueble y un agencia /agente inmobiliario con el objetivo de gestionar de forma exclusiva la compra-venta el inmueble durante un tiempo y condiciones determinadas.

¿Qué quiere decir de “forma exclusiva”?
Esto quiere decir que la agencia se responsabiliza de la llave de la vivienda, se compromete a promocionar / publicitar activamente el inmueble y darlo a conocer entre los colegas. Por lo que el vendedor no puede ceder la vivienda a otras inmobiliarias.

Importante destacar que el hecho de que la vivienda no se pueda ceder a otras inmobiliarias no significa que los clientes de otros asesores no puedan visitarla e incluso hacer una oferta.

¿Qué ventajas tiene firmar un contrato de exclusividad?

• En el momento en que se firma el contrato, la agencia se encarga de gestionar las visitas tanto si proviene de clientes de ellos como de clientes de agencias colaboradoras.
• Utiliza todos los recursos disponibles para vender correctamente y en el menor tiempo posible.
• Se encarga de gestionar el certificado energético en caso de no disponer de él
• Gestiona los contratos previos a la venta
• De mantener el contacto con notaría
• De obtener la cédula de habitabilidad
• De acompañar al propietario durante el proceso
• Garantía y seguridad
• Difusión de calidad en distintos canales
• El propietario se asegura de estar trabajando con un profesional cualificado
• Protege al vendedor en el transcurso que se tarda en llevar a cabo la transacción inmobiliaria

La mayor de las ventajas es que el asesor inmobiliario se encarga totalmente de la gestión, por lo que el propietario queda absuelto de preocupaciones, que es justo lo que ofrecen las agencias colaboradoras en Convivencia; ayudar al cliente en la gestión de compra venta para hacer de su vida más fácil y que pueda disfrutar con tranquilidad su día a día.

La fotografía inmobiliaria

La importancia de la fotografía en el mundo inmobiliario

Hacer fotos de calidad a un inmueble es sin duda una de las tareas que todo asesor inmobiliario debe tener en cuenta, ya sea por sus propios medios o subcontratando un fotógrafo profesional, y es que esta es la carta de presentación que tiene cada inmueble en la web. Esta es la herramienta que servirá para causar una primera buena impresión.

Tener fotos de calidad:
– Denota profesionalidad.
– Demuestra que el agente inmobiliario se preocupa y busca lo mejor.
– Atrae más posibles compradores, por lo que aumenta la probabilidad de venta.
– Ayuda a destacar entre los demás.
– Muestra realmente el estado de la vivienda.
– Transmite sensaciones.
– Invita a visitar la vivienda.

La primera impresión cuenta y esa es tarea de la fotografía

La fotografía inmobiliaria no es apta para las prisas, hay que tomarse el tiempo necesario en cada vivienda y cada espacio, tener en cuenta aspectos como la limpieza, el orden, la decoración y la iluminación. Evitar rotundamente las fotografías con el móvil, desenfocadas, pixeladas o de espacios que no interesan publicar en la web. Hacer fotos de calidad ayuda a que más personas soliciten información o una visita. Las fotos bien hechas más una descripción con todo lujo de detalles relevantes sobre la vivienda y el entorno la posicionarán entre las primeras y más atractivas.

Para hacer las fotos, en primer lugar contratar un profesional, en caso de no poder hacerlo, NO utilizar el móvil y seguir estas recomendaciones para hacer fotografía inmobiliaria:


El entorno, comienza de afuera hacia adentro, es más fácil olvidar hacer la fachada y el entorno si lo dejas para último. Y la foto de la fachada es un MUST, no debe faltar.

– Es necesario un objetivo de gran angular, se tiene una mejor y mayor idea de cómo es la vivienda si realmente se aprecian 3 paredes en vez de dos. No se trata de distorsionar, sino de sacar lo mayor posible de cada espacio, destacar la amplitud.

Utiliza un trípode, a menos que utilices el nivelador de la cámara y puedas hacerlas sin moverte. Así las fotos quedan todas a la misma altura, y rectas.

El ángulo adecuado tanto de acuerdo a los mobiliarios de cada estancia como la incidencia de la luz natural. Evita tanto interiores oscuros como exteriores como manchas blancas, sobre todo si desde ese espacio se tienen vistas increíbles. Lo ideal es ver bien iluminado el interior y disfrutar de las vistas a través la ventana en una sola imagen.

No olvidar ningún espacio terraza, garaje, cocina, piscina, jardín, portal si se trata de un edificio, porche si se trata de una casa. Una estrategia para no dejar ningún espacio es hacer las fotos desde o hacia la puerta de entrada siguiendo la distribución del inmueble.

Crear ambientes que resulten acogedores e inviten a disfrutar de ese espacio y que transmita sentimientos. Aquí se puede hacer uso de la técnica que hemos mencionado en otras ocasiones, el home staging.

El encuadre es decir la proporción del espacio que realmente va a salir en la fotografía. No solo que sea un a proporción adecuada, sino que también sea el que refleje cómo es en realidad la vivienda.

– Muestra varios ángulos es más fácil entender la vivienda si de un mismo espacio se tienen fotos desde distintos ángulos.

Despierta la creatividad

Cómo organizar un Open House

Qué es un Open House y 10 consejos a tener en cuenta para tener éxito

A la hora de dar a conocer una vivienda, el asesor inmobiliario debe utilizar todas las herramientas de las que dispone, así como estrategias de marketing, entre ellas se encuentra el Open House (jornada de puertas abiertas) y que seguro habrás visto en películas o programas de televisión de Estados Unidos.

Consiste en abrir literalmente las puertas de una vivienda para que todo aquel interesado pueda recorrerla sin necesidad de concretar una cita previa. Esta estrategia permite que el asesor inmobiliario de a conocer dicho inmueble a la mayor cantidad de posibles compradores de forma simultánea.

Algunas de sus ventajas son:

• Permite tener visitas con varias personas en un mismo día
• Favorece y estimula la competencia entre posibles compradores
• Posibilidad de que el posible comprador analice más a fondo la propiedad
• Se realzan los puntos fuertes de la vivienda
• La vivienda gana más reconocimiento

Cabe destacar que para llevar a cabo un Open House, es necesario llevar a cabo los siguientes pasos:

1. Planificar con antelación Este tipo de eventos requieren tiempo y organizarse es lo principal. Elegir el día adecuado y hacer una lista de todas las tareas pendientes para hacer el evento e invitar con tiempo, porque no solo es preparación del asesor inmobiliario, sino también de los posibles compradores, para que pueda gestionar su tiempo y agendar el día de la visita.

2. El horario Ideal tener en cuenta que el horario elegido debe ser inclusivo, por lo que debe abarcar una franja fuera del horario laboral.

3. Difusión Dar a conocer el evento y los datos, a través de todos los medios posibles, redes sociales, newsletter, whatsapp y folletos que pueden ser utilizados antes y durante el evento para entregar y dar más información.

4. Invitar a los vecinos utilizando algo más que la voz, para que no se olvide.

5. Preparar la vivienda La primera impresión cuenta, por lo que la limpieza, iluminación, decoración e incluso home staging son necesarios para resaltar el atractivo de la vivienda.

6. Localización Una vez se ha informado sobre la hora y el lugar, utilizar elementos que permitan identificar con facilidad cuál es el inmueble del Open House, ya sea en las ventanas o en el portal (con autorización previa).

7. Formulario que los visitantes aporten sus datos y opinión sobre la vivienda durante el open house es fundamental, ya que es la herramienta que se utilizará para medir el nivel de interés y medir los resultados del evento.

8. Marcar la diferencia un detalle de agrado, un aperitivo, bebidas o chocolates y buena música de ambiente.

9. Sin propietarios Sin ofender, los propietarios deben comprender que muchos clientes pueden sentirse incómodos o cohibidos de recorrer la vivienda libremente.

10. Llegar antes Preparar todo con tiempo y dedicar unos minutos a las redes sociales una vez esté todo listo con directos o videos ya que sirve como recordatorio a aquellos que están pendiente de las redes.

Como alternativa al Open House tradicional, planteamos el uso de la tecnología y la redes sociales. Ya sea un vídeo o un directo con recorrido por las distintas estancias de la vivienda mientras se explican las características.

Pasada la jornada, plantear un seguimiento de todos los que acudieron al Open House, para conocer más a fondo su interés y opinión.

¿Que tener en cuenta al comprar una vivienda?

Son muchos los aspectos a tener en cuenta antes de comprar una casa o un piso y como no queremos que te dejes ninguno aquí hacemos un pequeño resumen de las más importantes. Todo comprador debe conocer estos puntos, y los destacamos aquí aunque los agentes inmobiliarios que forman parte de convivencia notifican sobre los mismos en su debido momento.

1. Presupuesto
En el momento en que se decide comprar una vivienda se tiene en mente un precio máximo de compra, porque aunque muchas veces las características de la misma sean lo prioritario, el factor económico suele ser decisivo.

Dentro de este punto es importante tener en cuenta que en todo proceso de compra incurren gastos adicionales como impuestos, costes de mudanza, reparaciones y un estilismo, reforma en caso de haber, seguro del hogar, entre otros.

2. Determina la forma de pago
Dispones de todo el dinero, necesitas financiación parcial o total. Debes tener todo claro ya que influirá tanto en los costes finales como en el tiempo para cerrar la negociación y firmar. Se recomienda medir la capacidad financiera para determinar a qué tipo de vivienda se puede acceder según el precio, hipoteca y cantidad ahorrada.

3. Tipo de vivienda y características
Suele haber discrepancia entre lo que se desea y lo que realmente se necesita, por lo que es fundamental tener los pies sobre la tierra, tomar un tiempo para reflexionar sobre lo que debe en realidad debe tener esa vivienda, ya sea piso, casa, dúplex, bajo, apartamento, ático…

4. Zona, ubicación
Tener claro el “dónde” pero con la mente abierta, por lo que es recomendable conocer realmente la ciudad, tener un radio de búsqueda en distintas zonas y determinar en cuales la venta de viviendas se acerca al presupuesto máximo planteado.

5. Análisis de entorno cercano
Una vez seleccionadas posibles viviendas a visitar, lo ideal es acercarse y adentrarse en el entorno más cercano, los servicios y espacios públicos que dispone e incluso ver de cerca el vecindario.

6. Visitar más de 1 vez
Recomendamos visitar la vivienda más de 1 vez y recorrer todas sus estancias, para asegurarse de que realmente cumple con requisitos y expectativas que se está buscando. Además en caso de haber reforma, recomendamos visitar con un profesional del área para que pueda dar un estimado de coste para la reforma.

7. Estar informado sobre los gastos de comunidad, el importe y si está al corriente el pago.

8. Saber si el inmueble dispone o no de cargas pendientes, el importe del IBI si es una casa, y el informe inspección técnica de edificios (ITE).

9. Si hay obras pendientes en caso de ser edificio o una urbanización o si hay alguna prevista.

10. Asegurarse de que el inmueble está al corriente de pagos de las facturas de los servicios.

11. Conocer si dispone de cédula de habitabilidad o hay que solicitarla.

12. Al momento de encontrar la vivienda adecuada, llega el proceso de negociación, es decir de plantear una oferta por el inmueble, acordar una cantidad justa, respetando siempre al vendedor y pagar una señal. En este y todos los puntos, las agencias de Convivencia van a estar presentes para asegurarse de orientarte con un servicio de calidad.

13. Firmar contrato de arras, que es el contrato que se firma previo a la compra en el cual se aporta un adelanto por la vivienda

Cambios en el día a día de los profesionales inmobiliarios tras el COVID

El virus va a producir cambios importantes en el día a día de los inmobiliarios, sin ánimo de recoger todos los cambios, trataremos de exponer aquellos que ya se han visto en los últimos días.

El primero se presenta en el trabajo interno de las agencias; el teletrabajo ha llegado de golpe y va a quedarse bien instalado en nuestros plannings. Las reuniones continuarán por video-conferencia, o de forma mixta, aquellas reuniones presenciales serán para ocasiones especiales, o cuando la situación lo requiera. También la comunicación entre miembros de la agencia, serán más bien de dos a dos o en cualquier número, van a realizarse vía video-conferencia.

El segundo se refleja en las relaciones telefónicas con los clientes, también van a tener cambios sustanciales, se puede apreciar como desde ya, la llamada está siendo desplazada por el WhatsApp y el correo electrónico para enviar información y para transmitir mensajes no sustanciales, tanto es así que muchas personas consideran una intromisión en su intimidad, la llamada de teléfono, especialmente si no existe una relación personal previa.

Los comerciales se esfuerzan cada vez más por establecer una relación lo más cercana posible, con el objeto de «conectar» con los clientes, ya que los nuevos medios técnicos crean una pequeña distancia. Y el confinamiento ha desarrollado estas tendencias, o nos ha hecho darnos cuenta de ellas de un forma muy violenta.

¿Se acaba el papel?, del todo no, pero vamos avanzando en esa dirección, con los avances tecnológicos los agentes inmobiliarios y sus clientes pueden firmar contratos, reservas, visitas e incluso mandatos de venta, sin necesidad de utilizar el papel, y sobre todo sin necesidad de estar presente. Este es un cambio fundamental, ya que las reuniones de diez personas para firmar un contrato, tienen fecha de caducidad y las escrituras de compra-venta, también van a sufrir cambios importantes. Hay que adaptarse técnicamente a esta nueva situación que nos exige capacitación digital, sin ella estamos perdidos.

Como consecuencia de todo lo anterior, el espacio de trabajo, también va a presentar cambios, si se hace teletrabajo, si se atiende a una cantidad mayor de cosas desde la terminal del teléfono, de la tablet o del ordenador, ¿para qué se necesitan grandes espacios de trabajo y de atención al público? Para poca cosa, por no decir para nada. Se necesita menos espacio, especialmente del espacio caro, el local comercial en el que antes se todos trabajando las horas de apertura y en el que atendemos al público para las gestiones va a reducir su utilidad, y por tanto su coste va a ir en descenso.

Es un poco pronto para saber hasta qué punto eso es así, o hasta donde va a cambiar la superficie que se necesita y la ubicación para el trabajo inmobiliario. Entendemos que en los próximos meses, va a quedar bastante claro, por lo que hay que esperar un poco para valorarlo. Ya desde hace unos pocos años, el escaparate ha ido perdiendo importancia en la captación de clientes, y lo perdía en favor de internet, esta tendencia va a aumentar sensiblemente, y el local de la agencia inmobiliaria va a tener la importancia que tiene la «representación» de la empresa, quién eres, dónde y cómo estás.

Por último y como cuestión que entendemos circunstancial, las visitas a las viviendas o inmuebles han cambiado, el hecho de hacerlas con mascarillas, guantes, calzas, produce un «alejamiento» con el cliente, que es difícil de recuperar con la conversación, simplemente la sonrisa ha perdido efecto, es terrible. Además al empezar la visita hay que recordar las medidas de seguridad, es decir se empieza el recorrido con un «aviso» y por no mencionar si se debe hacer alguna advertencia de seguridad durante la misma. Por último la distancia de seguridad hace que instaurar la confianza sea muy difícil en vista del estado actual, se espera que esto cambie pronto y que se recupere la «relación» con los clientes.

Ignacio López Rebollar
Gerente de la inmobiliaria Lfcantabria

¿Cuándo se puede vender una vivienda VPO?

Si estás leyendo este blog es porque ya sabes Qué es una vivienda protegida y que se puede vender, no obstante hay que tener claro el cuándo , el cómo y a quién. Lo primero que se debe saber es que el cliente interesado en comprar una vivienda protegida debe cumplir una serie de requisitos y tener las documentaciones citadas en el blog anterior como por ejemplo:

• Que sea para vivienda habitual y permanente
• No se propietario de otros inmuebles
• La unidad familiar no debe superar los ingresos máximos permitidos (anual) según cada comunidad.
• Estar inscritos en el registro público como demandante de vivienda

“Para vender una vivienda VPO se debe tener en cuenta el precio máximo establecido por ley.”

Una vez aclarados y recordados estos aspectos, el propietario de una vivienda VPO tiene dos escenarios para poder vender su inmueble:

• Vender antes de 10 años de la compra
• Vender después de 10 años de la compra

¿Cómo vender una vivienda de protección oficial antes de 10 años de su compra?

Primero se debe tener claro que debe hacer un motivo justificado como por ejemplo:
• Incremento en el número de los miembros de la familia.
• Por necesidad de un miembro de la familia mayor de 65 años
• Traslado de ciudad por temas laborales.

Una vez identificado el motivo, se debe presentar la solicitud de venta a la consejería de vivienda, quienes allí establecen el precio máximo permitido para la venta de dicho inmueble. También se puede solicitar la descalificación de la vivienda como protección oficial, siempre y cuando se acredite que se ha residido en ella de forma habitual durante 5 años, que el tipo de suelo y condición de la misma lo permita y devolver la ayuda exigida, así como hacer frente a los intereses legales que correspondan.

¿Cómo vender una vivienda de protección oficial después de 10 años de su compra?
A diferencia del caos anterior, sin importar que se haya recibido la ayuda pública, no es necesaria una autorización previa. No obstante es importante tener en cuenta que el precio máximo de venta lo determina la Comunidad Autónoma y el tiempo que ha pasado desde la compra.

Es importante destacar que poder vender una vivienda VPO, el comprador debe cumplir con los requisitos establecidos y que hemos mencionado en el blog anterior Qué es una vivienda protegida.

En Convivencia. Es, el portal de las exclusivas inmobiliarias, contamos con profesionales del sector capacitados para orientarte y ayudarte a buscar un comprador para tu vivienda VPO o ayudarte a encontrar la vivienda VPO que encaje con lo que necesitas y buscas.

Cómo saber el valor de una vivienda

El precio de mercado de una vivienda va más allá de lo que se piense o sienta que vale, debe estar basado en datos y condiciones del inmueble. Y estos son algunas claves que se deben tener en cuenta para conocer el valor de una vivienda.

Identificar: es importante visitar el inmueble para conocer sus características, con la referencia catastral se podrá conocer la superficie construida y de parcela que corresponde a esa vivienda y cómo está distribuida, ya sea si está distribuido en cada planta, si hay zona de aparcamiento y el límite de la parcela.

Conocer el inmueble: saber si la vivienda es libre o es de protección oficial, esto influirá en su valor.

Visita el inmueble: no se puede determinar el valor de una vivienda si realmente no se conoce. Por lo que dentro de este punto se debe de analizar en cuenta los siguientes aspectos:

  • Ubicación y características del entorno.
  • Facilidad de movilidad peatonal y de transporte.
  • Proximidad de servicios como supermercados, hospitales, entre otros.
  • Calidad del edificio, estado de conservación y si dispone de ascensor.
  • Orientación de la vivienda y de cada espacio, por ejemplo a donde está orientado el salón y los dormitorios (norte, sur, este, oeste), al exterior o a patio.
  • Si es necesaria reforma o no.
  • Distribución y número de habitaciones / estancias.
  • Instalaciones y estado actual de las mismas (gas, luz, agua).
  • Condición de los suelos, puertas, ventanas y paredes.
  • Si dispone de extras como terraza, garaje, trastero, vistas.
  • Destacar si tiene algún elemento cocina, baño o terraza que puede aumentar su valor.

Testigos: Llegados a este punto se debe buscar en bases de datos fiables ejemplos de viviendas vendidas con características lo más parecidas posibles y en la misma zona, con el objetivo de tener referencia de precios de venta. Este es un paso fundamental a la hora de valorar una vivienda con el mercado actual.

“La localización es un parámetro determinante al momento de valorar una vivienda”

Si eres una agente inmobiliario esos son aspectos que debes tener en cuenta para una buena valoración, si eres un propietario te habrás dado cuenta de que necesitas ayuda de un profesional para saber el precio de mercado de tu vivienda, por lo que no dude en ir al apartado agencias para que conozcas las inmobiliarias con las que trabajamos.

¿En qué fijarse al visitar una vivienda?

10 detalles para fijarse cuando se visita una vivienda

Ya sea para comprar o alquilar, una visita física o virtual, hay ciertos detalles que no se deben pasar por alto, así que ojo a estas 10 reglas para que no dejes pasar nada por alto. Aunque muchos de los aspectos no se puedan apreciar durante la visita virtual, puedes ir tomando nota del resto y cuando puedas ir a conocerla lo retomas.

1. Tiempo. Es importante acudir a la visita sin prisas, las prisas son malas consejeras, y aquí necesitarás tiempo para recorrer la vivienda, analizar cada detalle del interior y conocer cómo es su entorno. Es cierto que cuando se trata de una vivienda en alquiler las cosas van con un poco más de soltura y la decisión se puede llegar a tomar en el momento, no obstante, también es importante tomarse su tiempo.

2. En compañía mejor. Si va a vivir más de una persona lo ideal es que vayan todos, en caso contrario, recomendamos la primera visita hacerla sin compañía y buscar refuerzo en alguien de confianza para la segunda visita. Hay veces que es necesario un apoyo para comprobar que la decisión es la correcta.

3. La zona. Muchas personas en el momento en que deciden comprar ya tienen una zona o barrio en mente, no obstante recomendamos informarse bien sobre cómo es, ya que cuando se compra una vivienda no se trata del interior, sino también de todo lo que le rodea. El acceso, aparcamiento, zonas verdes…

4. Fachada. Importante tener en cuenta la condición en la que se encuentra la fachada, eso te ayuda a tener una idea de si se requiere hacer alguna reforma, lo cual implica futuras derramas.

5. Probar, probar y probar… Asegurarse de que todo funcione correctamente, sobre todo en alquiler ya que es donde mayormente se deja el mobiliario. Probar no está demás, incluso en venta, puedes comprobar si la puerta del garaje funciona, que las ventanas se abren sin problema, hasta puedes echarle un ojo a las dimensiones de la escalera / ascensor en caso de haber, porque para temas de la mudanza, hay que tenerlo todo en cuenta.

6. Distribución. Este aspecto viene por defecto en la mente de cada persona que visita una vivienda, es fundamental saber si es cómoda, funcional, atractiva, si realmente es lo que necesitas y estás buscando.

7. Ubicación de las estancias. Este punto va un poco de la mano del anterior, pero veámoslo como una rama del árbol, porque aquí te proponemos que al entrar en uno de los espacios de la vivienda pienses en lo que hay fuera, es decir que hay abajo y arriba para tener una idea de si es frío o caliente el espacio, la orientación e incluso si está orientado a patio o al exterior.

8. ¿Ruidos? ¿Olores?. Que la emoción no te nuble los sentidos, abre las ventanas si no están abiertas y escucha, huele, nútrete de lo que se percibe en la vivienda ya sean ruidos u olores internos o externos.

9. Suelo y paredes, puertas y ventanas. Es importante fijarse en el tipo de material y la condición en la que se encuentran los suelos, las paredes, las ventanas y las puertas, sobretodo la principal que es la que da mayor seguridad. Aquí igualmente aplica el punto 5 de “probar, probar y probar…”

10. El horario. Es el último consejos que te damos en este blog y es uno fundamental, independientemente de la zona que se encuentre la vivienda, comercial, residencial o de ocio, visita el inmueble durante la hora de mayor afluencia, en caso de no ser posible coordinar la visita en esa hora con una de las agencias inmobiliarias de nuestro portal, te recomendamos acudir por tu cuenta y ver qué pasa en el entorno a esa hora punta.

¿Tienes en mente algún otro aspecto a fijarse durante una visita? ¡Compártelo!

¿Por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras?

Como agente de la propiedad inmobiliaria, seguro quieres que tu negocio crezca, tener una cartera amplia de clientes propietarios y ayudarlos a vender sus viviendas. Si esto así, debes disponer de todas las herramientas de marketing para alcanzar dicho objetivo. El propietario quiere vender cuanto antes y no perder tiempo ni dinero, por lo que necesitará ayuda de un profesional inmobiliario.

Está claro que cada inmobiliario o empresa tiene objetivos y una estrategias tanto para captar propietarios e inmuebles como para vender, pero te has puesto a pensar ¿por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras?

Muchos pensarán, “Se ha vendido antes porque el precio era más bajo que el del mercado” Es posible, no se puede controlar la situación de cada propietario, lo que si tenemos claro es que nadie quiere perder dinero ni tiempo, por lo que esas situaciones son un bajo porcentaje de todas las ventas que se lleven a cabo en un año.

“Venderlo rápido o en el menor tiempo, pero venderlo bien”

Entonces, si no es porque estaba por debajo del precio del mercado, ¿de qué depende? Como decíamos anteriormente, las herramientas de marketing y que tan bien se aplique en cada vivienda. Entonces ¿por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras? Porque los agentes inmobiliarios que las gestionan han sabido llevar a cabo los siguientes puntos que te presentamos a continuación:

1. Comenzamos con la presentación digital. Un tema que ya hemos tratado antes pero que es tan importante como desayunar o esa taza de café que necesitas cada día. La imagen.

Con la presentación nos referimos a las fotos de calidad, la descripción llamativa y que cautive al lector, esa llamada de interés en el texto. Hacer uso de herramientas como realidad virtual, recorridos virtuales, planos, vídeos, redes sociales y todo lo que te pueda servir para dar a conocer las viviendas.

2. El precio justo del mercado y el valor real de la vivienda según las características y condiciones que tenga. Porque está claro que los clientes no son tontos y sobrevalorar no ayudará a encontrar posible comprador en corto ni largo plazo.

3. Presentación de la vivienda, que esté organizada, recogida y en buenas condiciones para ser visitada. Algunos consejos que puedes seguir en 5 errores que debes evitar si quieres vender una vivienda.

4. El tiempo de respuesta. A todos nos gusta ser atendidos, así que el tiempo de respuesta ante cualquier contacto o duda de un cliente debe ser el más eficaz. Atención ante todo.

5. Disposición de negociar a los propietarios también es importante conocer el margen de negociación, es decir si están dispuestos a bajar un poco el precio en caso de haber una oferta para cerrar la venta.

6. Sé claro y gana la confianza del cliente. Conócelo y date a conocer.

7. Dedicar tiempo y esfuerzo a las viviendas, estúdiala bien, conócela bien para que realmente puedas llegar a los sentimientos del posible comprador tanto con la palabras y el anuncio apropiado.

Esperamos que puedas aplicar estos consejos, y tú ¿tienes alguna otra idea de por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras?

¿Qué busca la generación millennial al comprar una vivienda?

Los millennials es el grupo de jóvenes nacidos entre principios de los años 80 y mediados de los 90, la mayoría de los cuales ya son mayores de edad, esto significa que van modificando el mercado inmobiliario de acuerdo a sus particularidades. Este 40% de la población estuvo marcado por la crisis económica y ha crecido con los inicios de la digitalización, la cual ha cambiado sus hábitos y expectativas.

Debido a la subida de precios del alquiler, muchos jóvenes han comenzado a plantearse comprar una vivienda y para poder ofrecerles dicho servicio es necesario que las inmobiliarias entiendan qué es lo que realmente buscan los de esta generación.

En una agencia

1. ¿Es confiable esa agencia?
Hay estudios que indican que el 99% de los millennials miran las viviendas por internet, así que tu página web debe estar al día, tener credibilidad y dar confianza.

2. ¿Está presente en redes sociales?
Es alta la presencia de esta generación en las redes sociales, al crecer con internet están muy familiarizados con las mismas. Es por ello que suelen confiar más en agencias que estén presentes en los medios sociales y que tengan el perfil activo.

3. ¿Está al día con la tecnología?
La tecnología es una de las estrategias para atraer esta joven generación, tanto los directos en redes sociales como los recorridos virtuales, realidad virtual y las apps sumarán puntos y es una oportunidad para comunicar y conectar con otros de forma cómoda.

En un inmueble

1. Cercanía con la vida de la ciudad y el trabajo
El perfil de este consumidor valora notablemente su tiempo, por lo es muy frecuente que prefieran vivir en zonas céntricas o próximas al trabajo para así evitar hacer uso del coche. Suelen ser amantes de las grandes ciudades ya que dispone de mayor oferta laboral.

Es cierto que esto depende del poder adquisitivo, pero en caso de comprar viviendas alejadas del centro, es muy probable que busquen áreas próximas a zonas de ocio y espacios verdes y que estén bien comunicadas.

2. ¿Dispone de planos fáciles de leer?
Cuando un millennial decide comprar una vivienda, quiere tenerlo todo planeado con detalles antes de tomar una decisión final. Así que disponer de planos digitales optimizados y sencillos, además de buenas fotos definitivamente sumará puntos para ganarte el corazón de esta generación.

3. ¿Tecnología?
Esta generación es fan, sí lo repetimos… es fan de la tecnología. Tanto así que los millennials quieren viviendas inteligentes, estar conectados a su vivienda sin importar donde estén. Automatización, sensores de movimiento, dispositivos de activación por voz y viviendas eficientes.

4. Los detalles importan
Viviendas con bajos costes de mantenimiento y fáciles de limpiar, pisos de madera, encimeras de granito e incluso decir adiós a los desniveles. Buscan viviendas cómodas, prácticas, ya que consideran la vivienda como un lugar para trabajar, no solo para vivir.