Reformar o no reformar, esa es la cuestión

Está claro que una vivienda reformada es más atractiva a la vista tanto en alquiler como venta, las condiciones en las que se encuentra y la distribución es uno de los aspectos que se toman en cuenta además del precio y ya es de saber que causar una buena primera impresión es esencial.

Pero, ¿Es mejor reformar o no? Todo depende de qué tan dispuesto se esté para afrontar una reforma y si realmente compensa respecto al valor que tendrá el inmueble una vez reformado. Llevar a cabo mejoras puede suponer una revalorización entre un 10 – 20% en algunas viviendas e incluso que se venda o alquiler en menor tiempo.

Si realmente se quiere vender / alquilar, es recomendable que el inmueble esté presentable, moderno, decente; esto se puede conseguir con un “lavado de cara” o en caso de ser necesario una reforma profunda. Esta última como el término lo indica, implica más detalles, más obra y por ende más dinero a invertir.

Hay quienes prefieren que la casa no esté reformada para poder así distribuir y adaptarla mejor a sus gustos y necesidades, no obstante es mayor el porcentaje de personas que buscan un inmueble en venta listo para entrar a vivir¡ y en alquiler un espacio moderno sin los muebles de la abuela.

¿Qué merece la pena reformar?

1. ¡Hora de cocinar! La cocina es uno de los espacios que más se observa con atención, ya sea el tamaño, la distribución, la condición en la que se encuentra, si es del año 60 o si está moderna. Pero centrémonos, si se busca una inversión mínima, nada que una buena capa de pintura pueda arreglar, en paredes e incluso gabinetes, iluminación y limpieza.

Si quieres tirar la casa por la ventana, en Convivencia inmobiliaria te recomendamos en la medida de lo posible ¡ABRIR!, conectar con el salón comedor y hacer uso de cerramientos de vidrio si quieres mantener los espacios divididos, eso dará amplitud y luminosidad.

2. Adiós gotelé. Así que comenzamos por las paredes, eliminar el gotelé o una capa de pintura para dar luminosidad y aires de nuevo.

3. ¡A la ducha! El baño es otro punto clave que requiere atención. Sustituir la bañera por plato de ducha, la cortina por mampara, modernizar los accesorios el espejo y claro pintura, siempre pintura.

Por último están las reparaciones menores o como nos gusta llamarlos, mantenimiento.
• Tapar agujeros de clavos de las paredes
• Reemplazar bombillas
• Actualizar los pomos y tiradores.
• Electrodomésticos

Entonces, ¿Cómo saber si lo ideal es optar por la reforma?

• Es absurdo escribirlo, pero necesario. Disponer de capital para afrontar una reforma.
• Determinar las acciones a realizar o espacios que necesitan un mejora imprescindible
• Pedir presupuesto de reforma
• Contactar con uno de nuestros agentes inmobiliarios y solicita una valoración de inmueble
• Comparar la valoración del inmueble antes de reformar, con la propuesta de reforma y la inversión que llevarás a cabo
• Si se revaloriza en más de un 10% sin tener que desembolsar una gran cantidad
• ¡ADELANTE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *