Visitas inmobiliarias en tiempos de COVID

visitas inmobiliarias en tiempos de COVID

Consejos básicos para realizar visitas inmobiliarias en tiempos de Coronavirus

Tras una semana de Cantabria haber pasado a la fase 1, publicamos en nuestras redes sociales 4 consejos básicos para tener en cuenta a la hora de visitar una vivienda durante esta nueva normalidad. Hoy queremos hacer de ello un blog y ampliarlo porque es importante que se sigan teniendo las debidas precauciones de seguridad, ya que implementar algo nuevo de golpe en el día a día cuesta y se olvida.

Primero recomendamos a todos los asesores inmobiliarios, tanto los que conforman este portal inmobiliario como los que no, a utilizar todos los recursos que disponen antes de visitar un inmueble, es decir hacer una presentación de la vivienda utilizando medio fotográficos, vídeos, tour virtuales, visitas guiadas o explicativas mediante videoconferencia y plano.

Una vez el cliente haya visto y recorrido con tu ayuda dicho inmueble, si sigue interesado en realizar la visita, al programarla ten en cuenta los siguientes aspectos:

1. Asegúrate de que tu cliente no esté contagiado.
2. Envíale el protocolo de seguridad de tu empresa.
3. Establece el número máximo de personas que pueden acudir a la visita.
4. Si tienes más de una visita a ese inmueble establece horas que no coincida la salida de unos clientes con la entrada de otros.
5. Lleva mascarillas, guantes y gel desinfectante para ti y repuesto, ya que puede que a tu cliente se le olvide.
6. LLEVA MASCARILLA PUESTA, sí lo repetimos y es que cuesta acostumbrarse pero hay que hacerlo y no solo llevarla puesta, sino bien puesta.
7. Evita tocar mobiliarios dentro de la vivienda.
8. Digitaliza firmas y documentación.
9. Comparte este blog con todos tus compañeros, puede que algunos sean metódicos y les sea más fácil acostumbrarse a siempre llevar mascarilla, pero habrá quienes se les olvide por completo.

Y por último y no menos importante, cerramos con la sonrisa, es cierto que tener la mascarilla, mantener la distancia y no dar la mano o dos besos como antes puede hacer sentir la visita más distante, pero que nadie te quite la sonrisa porque se refleja en los ojos y transmite buenas vibras, así que sonríe. Hay que intentar ser como antes o incluso mejor, sin hacer lo de antes, es decir hablar, explicar las características de la vivienda, acompañar al cliente unos momentos y también dejar que recorra la vivienda por su cuenta y evitar el contacto físico.

Locales como viviendas

Cambio de uso de locales a viviendas

En los últimos años ha sido tendencia cambiar el uso de los locales comerciales a viviendas y es posible que con la nueva normalidad se fomente aún más. Este fenómeno suele estar presente en calles secundarias, ya que desde hace un tiempo se ha visto como cada vez hay más locales con carteles de “se alquila” o “se vende”, eso sumado a la alta demanda de viviendas, genera este nicho de mercado. Es importante analizar si merece la pena adaptarse y hacer cambios ante las nuevas tendencias de mercado o seguir intentando alquilar o vender ese local que ya tiene más de un año con cartel en el escaparate.

Cambiar el uso a vivienda no es abrir y cerrar los ojos, hay que llevar a cabo una serie acciones y cumplir requisitos de accesibilidad, habitabilidad y salubridad según la normativa vigente, ya que se trata de bajos, muchos de los cuales pueden estar en zona de alto tráfico de vehículo o de peatones, lo que conduce al ruido.

El primer paso es comprobar que en el título o estatutos de la comunidad no haya un apartado que indique la prohibición del cambio de uso de los locales en los bajos y que dicha modificación no altere ningún elemento común ni la cuota de participación. En caso de que esté prohibido no se necesita unanimidad de la comunidad de propietarios, si contamos con la licencia municipal y los estatutos no establecen prohibición se puede hacer sin pedir permiso a la comunidad, si está prohibido un acuerdo con mayoría reforzada es suficiente

Presentar un proyecto con la propuesta para el cambio de uso preparado por un arquitecto, cumpliendo la normativa del Código Técnico de la Edificación, es decir debe cumplir con las condiciones e instalaciones requeridas para que pueda ser utilizada como vivienda; y además cumplir la normativa municipal para estos casos; debe poder conseguirse. Esta última es por la cual se comprobarán esos requerimientos mínimos y a través de la que se podrá solicitar alta en los servicios de agua, luz y gas; así como para poder alquilar o vender.

Importante tener en cuenta que el local disponga de estas características: (Estas son solo algunas)

• Se encuentra en edificio de viviendas y si no lo está la normativa permite usos residenciales.
• Posibilidad de añadir salida de humos  según normativa.
• Altura mínima útil de 2,50 m entre pavimento y techo
• Si tiene o hay posibilidad de habilitar ventilación y ventanas al exterior
• Accesibilidad (ascensor o rampa desde la calle)
• No importa que esté a pie de calle
• Superficie útil de al menos 40 m2
(En el ayuntamiento de Santander)

¿Qué preguntar durante una visita inmobiliaria?

6 preguntas que todo cliente debe hacer al inmobiliario durante una visita

La compra de un inmueble es una decisión importante y por ende hay que tener la mayor cantidad de información posible, así que estas son las preguntas que todo cliente debe hacerle a su asesor inmobiliario. Muchas de ellas también pueden servir como base al agente inmobiliario para dar más explicación sobre la vivienda.

Muchas veces se pasa por alto preguntas cosas de las características de la vivienda o de los propios costes y aunque se podrá hacer más de una visita, no está de más nutrirse de información valiosa.

1. ¿Cuál es la superficie de la vivienda?
Se debe tener en cuenta que no es lo mismo superficie útil que construida, es importante conocer la útil ya que son los metros cuadrados que te van a servir como espacio interior de la vivienda.

2. Si necesita reforma, ¿Cuánto va a costar aproximadamente una reforma?
Consideramos que esta es una pregunta un tanto abierta, ya que depende de los gustos y “caprichos” que quiera cada persona, así que en respuesta a esta pregunta el asesor puede tener información sobre un estimado de coste de reforma por metros cuadrados.

3. ¿Cuánto tiempo lleva en venta?
Como bien sabrás, puedes hacer una oferta por las viviendas disponibles en el mercado, teniendo en cuenta no ofender. Si una vivienda tiene tiempo disponible en venta, es más probable que la oferta que hagas salga adelante, siempre y cuando sea razonable.

4. ¿Hay obras previstas en este edificio?
Importante estar informado y contar con todo lo que incurre en gastos. Saber si hay obras pendientes, si la derrama ya está cubierta por los actuales propietarios o si es un gasto que incurrirá en los compradores más adelante.

5. ¿Cuáles son los gastos de comunidad?
Los gastos de comunidad se paga en función al porcentaje de participación en el edificio, en función a metros cuadrados de la vivienda y a la cantidad de vecinos (entendiendo esto claro, en caso de ser edificio) . También si el pago está al día.

6. ¿Qué es lo que más te gusta de la casa?
Esta pregunta la puede hacer tanto el asesor inmobiliario como el cliente. El agente para conocer aún más los gustos del cliente y saber que busca en realidad y el cliente porque los profesionales inmobiliarios han visto y ven muchas casas cada semana y pueden fácilmente identificar aspectos favorables de la vivienda e incluso evaluar la calidad de los materiales.

Estas son algunas de las preguntas que un cliente puede hacer a su asesor inmobiliario a la hora de visitar un inmueble. Añadidas a estas, cabe preguntar sobre la comunicación (medio de transporte cercanos), parques, supermercados y demás. Es importante conocer la zona y los servicios que dispone en su proximidad.

¿Tienes en mente alguna otra pregunta para hacer durante una visita inmobiliaria? ¡Coméntanos debajo!

Cambios en el día a día de los profesionales inmobiliarios tras el COVID

El virus va a producir cambios importantes en el día a día de los inmobiliarios, sin ánimo de recoger todos los cambios, trataremos de exponer aquellos que ya se han visto en los últimos días.

El primero se presenta en el trabajo interno de las agencias; el teletrabajo ha llegado de golpe y va a quedarse bien instalado en nuestros plannings. Las reuniones continuarán por video-conferencia, o de forma mixta, aquellas reuniones presenciales serán para ocasiones especiales, o cuando la situación lo requiera. También la comunicación entre miembros de la agencia, serán más bien de dos a dos o en cualquier número, van a realizarse vía video-conferencia.

El segundo se refleja en las relaciones telefónicas con los clientes, también van a tener cambios sustanciales, se puede apreciar como desde ya, la llamada está siendo desplazada por el WhatsApp y el correo electrónico para enviar información y para transmitir mensajes no sustanciales, tanto es así que muchas personas consideran una intromisión en su intimidad, la llamada de teléfono, especialmente si no existe una relación personal previa.

Los comerciales se esfuerzan cada vez más por establecer una relación lo más cercana posible, con el objeto de «conectar» con los clientes, ya que los nuevos medios técnicos crean una pequeña distancia. Y el confinamiento ha desarrollado estas tendencias, o nos ha hecho darnos cuenta de ellas de un forma muy violenta.

¿Se acaba el papel?, del todo no, pero vamos avanzando en esa dirección, con los avances tecnológicos los agentes inmobiliarios y sus clientes pueden firmar contratos, reservas, visitas e incluso mandatos de venta, sin necesidad de utilizar el papel, y sobre todo sin necesidad de estar presente. Este es un cambio fundamental, ya que las reuniones de diez personas para firmar un contrato, tienen fecha de caducidad y las escrituras de compra-venta, también van a sufrir cambios importantes. Hay que adaptarse técnicamente a esta nueva situación que nos exige capacitación digital, sin ella estamos perdidos.

Como consecuencia de todo lo anterior, el espacio de trabajo, también va a presentar cambios, si se hace teletrabajo, si se atiende a una cantidad mayor de cosas desde la terminal del teléfono, de la tablet o del ordenador, ¿para qué se necesitan grandes espacios de trabajo y de atención al público? Para poca cosa, por no decir para nada. Se necesita menos espacio, especialmente del espacio caro, el local comercial en el que antes se todos trabajando las horas de apertura y en el que atendemos al público para las gestiones va a reducir su utilidad, y por tanto su coste va a ir en descenso.

Es un poco pronto para saber hasta qué punto eso es así, o hasta donde va a cambiar la superficie que se necesita y la ubicación para el trabajo inmobiliario. Entendemos que en los próximos meses, va a quedar bastante claro, por lo que hay que esperar un poco para valorarlo. Ya desde hace unos pocos años, el escaparate ha ido perdiendo importancia en la captación de clientes, y lo perdía en favor de internet, esta tendencia va a aumentar sensiblemente, y el local de la agencia inmobiliaria va a tener la importancia que tiene la «representación» de la empresa, quién eres, dónde y cómo estás.

Por último y como cuestión que entendemos circunstancial, las visitas a las viviendas o inmuebles han cambiado, el hecho de hacerlas con mascarillas, guantes, calzas, produce un «alejamiento» con el cliente, que es difícil de recuperar con la conversación, simplemente la sonrisa ha perdido efecto, es terrible. Además al empezar la visita hay que recordar las medidas de seguridad, es decir se empieza el recorrido con un «aviso» y por no mencionar si se debe hacer alguna advertencia de seguridad durante la misma. Por último la distancia de seguridad hace que instaurar la confianza sea muy difícil en vista del estado actual, se espera que esto cambie pronto y que se recupere la «relación» con los clientes.

Ignacio López Rebollar
Gerente de la inmobiliaria Lfcantabria

¿Cuándo se puede vender una vivienda VPO?

Si estás leyendo este blog es porque ya sabes Qué es una vivienda protegida y que se puede vender, no obstante hay que tener claro el cuándo , el cómo y a quién. Lo primero que se debe saber es que el cliente interesado en comprar una vivienda protegida debe cumplir una serie de requisitos y tener las documentaciones citadas en el blog anterior como por ejemplo:

• Que sea para vivienda habitual y permanente
• No se propietario de otros inmuebles
• La unidad familiar no debe superar los ingresos máximos permitidos (anual) según cada comunidad.
• Estar inscritos en el registro público como demandante de vivienda

“Para vender una vivienda VPO se debe tener en cuenta el precio máximo establecido por ley.”

Una vez aclarados y recordados estos aspectos, el propietario de una vivienda VPO tiene dos escenarios para poder vender su inmueble:

• Vender antes de 10 años de la compra
• Vender después de 10 años de la compra

¿Cómo vender una vivienda de protección oficial antes de 10 años de su compra?

Primero se debe tener claro que debe hacer un motivo justificado como por ejemplo:
• Incremento en el número de los miembros de la familia.
• Por necesidad de un miembro de la familia mayor de 65 años
• Traslado de ciudad por temas laborales.

Una vez identificado el motivo, se debe presentar la solicitud de venta a la consejería de vivienda, quienes allí establecen el precio máximo permitido para la venta de dicho inmueble. También se puede solicitar la descalificación de la vivienda como protección oficial, siempre y cuando se acredite que se ha residido en ella de forma habitual durante 5 años, que el tipo de suelo y condición de la misma lo permita y devolver la ayuda exigida, así como hacer frente a los intereses legales que correspondan.

¿Cómo vender una vivienda de protección oficial después de 10 años de su compra?
A diferencia del caos anterior, sin importar que se haya recibido la ayuda pública, no es necesaria una autorización previa. No obstante es importante tener en cuenta que el precio máximo de venta lo determina la Comunidad Autónoma y el tiempo que ha pasado desde la compra.

Es importante destacar que poder vender una vivienda VPO, el comprador debe cumplir con los requisitos establecidos y que hemos mencionado en el blog anterior Qué es una vivienda protegida.

En Convivencia. Es, el portal de las exclusivas inmobiliarias, contamos con profesionales del sector capacitados para orientarte y ayudarte a buscar un comprador para tu vivienda VPO o ayudarte a encontrar la vivienda VPO que encaje con lo que necesitas y buscas.

¿Qué es una vivienda protegida?

Una vivienda protegida es aquella construida con una serie de parámetros pautados por cada comunidad autónoma, es decir que tiene dimensiones máximas y precio máximos tanto de venta como de alquiler. Este precio será por tanto inferior al de una vivienda libre, no obstante tendrá una serie de limitaciones.

Esta tipología de viviendas son promovidas por empresas privadas, públicas e incluso por cooperativas de compradores cuya intención es ahorrar costes mediante la asociación.

¿Cuáles son las limitaciones de una vivienda protegida?
Al no ser una vivienda de carácter libre, sino que va marcada por estándares, tiene las siguientes limitaciones durante todo el tiempo que dure su régimen.

• Debe destinarse a vivienda habitual y permanente.
• Quien/es disfruten de esta vivienda no deben tener ingresos superiores a cantidades determinadas.
• Tiene precio máximo de venta / alquiler que lo establece cada comunidad autónoma, municipio, ley vigente y el tipo de protección que tenga.

¿Cuáles son los tipos de viviendas protegidas?
Los tipos de viviendas protegidas varían según la comunidad, en el caso de Cantabria pueden ser los siguientes y el tiempo de duración del régimen varía entre 10, 20, 30 y 50 años según la tipología. (Datos de Cantabria)

Régimen Especial (VPO* y VPP*) cuando una promoción se dirige a un público con ingresos sean inferiores a 2,5 veces el indicador IPREM.

Régimen General (VPP) cuando pueden acceder a ellas los compradores con ingresos equivalentes a 4,5 veces el indicador IPREM o inferiores.

Precio Concertado (VPP) casas o pisos con un precio fijado y unas determinadas condiciones de financiación.

Régimen Autonómico (VPP) para optar a este tipo de vivienda se han fijado en 6,5 veces el IPREM (similar al Salario Mínimo Interprofesional).

*VPP: Viviendas de protección pública
Tipología en la que tanto la compra del suelo, como la financiación y la construcción las gestiona un ente público. Su entrega se realiza mediante sorteo o concurso público.

*VPO: Viviendas de protección oficial
Esta tipo de viviendas la otorga el Estado a los solicitantes según los puntos que acumulen y cumple una serie de condiciones pautadas según cada comunidad autónoma.

Requisitos para comprar una vivienda de VPO
• Inscribirse en un registro público de demandantes de viviendas protegidas de la Comunidad Autónoma en la que se esté empadronado.
• No disponer de otra vivienda en propiedad.
• Domicilio fiscal en dicha Comunidad Autónoma.
• No superar los ingresos familiares ponderados anuales de: (Para Cantabria)

6,5 veces el IPREM viviendas de régimen autonómico.
4,5 veces el IPREM viviendas de régimen general.
2,5 veces el IPREM viviendas de régimen especial y arrendamiento.

Cómo saber el valor de una vivienda

El precio de mercado de una vivienda va más allá de lo que se piense o sienta que vale, debe estar basado en datos y condiciones del inmueble. Y estos son algunas claves que se deben tener en cuenta para conocer el valor de una vivienda.

Identificar: es importante visitar el inmueble para conocer sus características, con la referencia catastral se podrá conocer la superficie construida y de parcela que corresponde a esa vivienda y cómo está distribuida, ya sea si está distribuido en cada planta, si hay zona de aparcamiento y el límite de la parcela.

Conocer el inmueble: saber si la vivienda es libre o es de protección oficial, esto influirá en su valor.

Visita el inmueble: no se puede determinar el valor de una vivienda si realmente no se conoce. Por lo que dentro de este punto se debe de analizar en cuenta los siguientes aspectos:

  • Ubicación y características del entorno.
  • Facilidad de movilidad peatonal y de transporte.
  • Proximidad de servicios como supermercados, hospitales, entre otros.
  • Calidad del edificio, estado de conservación y si dispone de ascensor.
  • Orientación de la vivienda y de cada espacio, por ejemplo a donde está orientado el salón y los dormitorios (norte, sur, este, oeste), al exterior o a patio.
  • Si es necesaria reforma o no.
  • Distribución y número de habitaciones / estancias.
  • Instalaciones y estado actual de las mismas (gas, luz, agua).
  • Condición de los suelos, puertas, ventanas y paredes.
  • Si dispone de extras como terraza, garaje, trastero, vistas.
  • Destacar si tiene algún elemento cocina, baño o terraza que puede aumentar su valor.

Testigos: Llegados a este punto se debe buscar en bases de datos fiables ejemplos de viviendas vendidas con características lo más parecidas posibles y en la misma zona, con el objetivo de tener referencia de precios de venta. Este es un paso fundamental a la hora de valorar una vivienda con el mercado actual.

“La localización es un parámetro determinante al momento de valorar una vivienda”

Si eres una agente inmobiliario esos son aspectos que debes tener en cuenta para una buena valoración, si eres un propietario te habrás dado cuenta de que necesitas ayuda de un profesional para saber el precio de mercado de tu vivienda, por lo que no dude en ir al apartado agencias para que conozcas las inmobiliarias con las que trabajamos.

¿En qué fijarse al visitar una vivienda?

10 detalles para fijarse cuando se visita una vivienda

Ya sea para comprar o alquilar, una visita física o virtual, hay ciertos detalles que no se deben pasar por alto, así que ojo a estas 10 reglas para que no dejes pasar nada por alto. Aunque muchos de los aspectos no se puedan apreciar durante la visita virtual, puedes ir tomando nota del resto y cuando puedas ir a conocerla lo retomas.

1. Tiempo. Es importante acudir a la visita sin prisas, las prisas son malas consejeras, y aquí necesitarás tiempo para recorrer la vivienda, analizar cada detalle del interior y conocer cómo es su entorno. Es cierto que cuando se trata de una vivienda en alquiler las cosas van con un poco más de soltura y la decisión se puede llegar a tomar en el momento, no obstante, también es importante tomarse su tiempo.

2. En compañía mejor. Si va a vivir más de una persona lo ideal es que vayan todos, en caso contrario, recomendamos la primera visita hacerla sin compañía y buscar refuerzo en alguien de confianza para la segunda visita. Hay veces que es necesario un apoyo para comprobar que la decisión es la correcta.

3. La zona. Muchas personas en el momento en que deciden comprar ya tienen una zona o barrio en mente, no obstante recomendamos informarse bien sobre cómo es, ya que cuando se compra una vivienda no se trata del interior, sino también de todo lo que le rodea. El acceso, aparcamiento, zonas verdes…

4. Fachada. Importante tener en cuenta la condición en la que se encuentra la fachada, eso te ayuda a tener una idea de si se requiere hacer alguna reforma, lo cual implica futuras derramas.

5. Probar, probar y probar… Asegurarse de que todo funcione correctamente, sobre todo en alquiler ya que es donde mayormente se deja el mobiliario. Probar no está demás, incluso en venta, puedes comprobar si la puerta del garaje funciona, que las ventanas se abren sin problema, hasta puedes echarle un ojo a las dimensiones de la escalera / ascensor en caso de haber, porque para temas de la mudanza, hay que tenerlo todo en cuenta.

6. Distribución. Este aspecto viene por defecto en la mente de cada persona que visita una vivienda, es fundamental saber si es cómoda, funcional, atractiva, si realmente es lo que necesitas y estás buscando.

7. Ubicación de las estancias. Este punto va un poco de la mano del anterior, pero veámoslo como una rama del árbol, porque aquí te proponemos que al entrar en uno de los espacios de la vivienda pienses en lo que hay fuera, es decir que hay abajo y arriba para tener una idea de si es frío o caliente el espacio, la orientación e incluso si está orientado a patio o al exterior.

8. ¿Ruidos? ¿Olores?. Que la emoción no te nuble los sentidos, abre las ventanas si no están abiertas y escucha, huele, nútrete de lo que se percibe en la vivienda ya sean ruidos u olores internos o externos.

9. Suelo y paredes, puertas y ventanas. Es importante fijarse en el tipo de material y la condición en la que se encuentran los suelos, las paredes, las ventanas y las puertas, sobretodo la principal que es la que da mayor seguridad. Aquí igualmente aplica el punto 5 de “probar, probar y probar…”

10. El horario. Es el último consejos que te damos en este blog y es uno fundamental, independientemente de la zona que se encuentre la vivienda, comercial, residencial o de ocio, visita el inmueble durante la hora de mayor afluencia, en caso de no ser posible coordinar la visita en esa hora con una de las agencias inmobiliarias de nuestro portal, te recomendamos acudir por tu cuenta y ver qué pasa en el entorno a esa hora punta.

¿Tienes en mente algún otro aspecto a fijarse durante una visita? ¡Compártelo!

Hojas de visitas y su importancia

¿Qué es una hoja de visita?

La hoja, parte o documento de visita inmobiliaria, es un documento sin valor contractual que utilizan las agencias inmobiliarias para el control y el análisis tanto de la vivienda como de la empresa.

Este hoja no compromete al visitante a la compra ni a hacer una oferta y esto es muy importante que tus clientes lo conozcan. No hay porqué tener miedo a firmar un inmueble visitado, tan solo es un documento que certifica que lo has visitado.

Este documento puede estar impreso o digital para firmar con una tableta o con el móvil.

¿Por qué es importante? Su importancia es que este documento sirve para:
• Certificar al propietario que el comercial ha visitado su vivienda.
• Que el propietario sepa cuántas personas han visitado el inmueble.
• Contabilizar las visitas físicas que ha recibido ese inmueble.
• También en caso de seguridad, ya que los agentes acuden a visitar un inmueble con alguien desconocido.

Algunos de los apartados a rellenar en este documento son:

• Fecha e incluso la hora de la visita
• Datos del agente inmobiliario
• Datos del visitante
• Identificación de la agencia inmobiliaria
• Información y dirección del inmueble. Es decir referencia utilizada en la inmobiliaria, la dirección y muy importante el número y letra de la puerta.
• Una nota que especifique que ese documento no es contractual y que sus datos serán protegidos acorde a la ley de protección de datos.
• Firmas

Así que, visitante ¡No tengas miedo a firmar este documento!

Y agente, procura dejarle saber a tu cliente que este documento no tiene valor contractual y rellena correctamente los datos del inmueble, además es una herramienta perfecta para preparar un informe a los propietarios de cuántas visitas ha recibido su inmueble y qué ha pasado en cada una de ellas.

¿Tienes alguna duda o aportación sobre las hojas de visitas? ¡Déjanos saber!

¿Por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras?

Como agente de la propiedad inmobiliaria, seguro quieres que tu negocio crezca, tener una cartera amplia de clientes propietarios y ayudarlos a vender sus viviendas. Si esto así, debes disponer de todas las herramientas de marketing para alcanzar dicho objetivo. El propietario quiere vender cuanto antes y no perder tiempo ni dinero, por lo que necesitará ayuda de un profesional inmobiliario.

Está claro que cada inmobiliario o empresa tiene objetivos y una estrategias tanto para captar propietarios e inmuebles como para vender, pero te has puesto a pensar ¿por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras?

Muchos pensarán, “Se ha vendido antes porque el precio era más bajo que el del mercado” Es posible, no se puede controlar la situación de cada propietario, lo que si tenemos claro es que nadie quiere perder dinero ni tiempo, por lo que esas situaciones son un bajo porcentaje de todas las ventas que se lleven a cabo en un año.

“Venderlo rápido o en el menor tiempo, pero venderlo bien”

Entonces, si no es porque estaba por debajo del precio del mercado, ¿de qué depende? Como decíamos anteriormente, las herramientas de marketing y que tan bien se aplique en cada vivienda. Entonces ¿por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras? Porque los agentes inmobiliarios que las gestionan han sabido llevar a cabo los siguientes puntos que te presentamos a continuación:

1. Comenzamos con la presentación digital. Un tema que ya hemos tratado antes pero que es tan importante como desayunar o esa taza de café que necesitas cada día. La imagen.

Con la presentación nos referimos a las fotos de calidad, la descripción llamativa y que cautive al lector, esa llamada de interés en el texto. Hacer uso de herramientas como realidad virtual, recorridos virtuales, planos, vídeos, redes sociales y todo lo que te pueda servir para dar a conocer las viviendas.

2. El precio justo del mercado y el valor real de la vivienda según las características y condiciones que tenga. Porque está claro que los clientes no son tontos y sobrevalorar no ayudará a encontrar posible comprador en corto ni largo plazo.

3. Presentación de la vivienda, que esté organizada, recogida y en buenas condiciones para ser visitada. Algunos consejos que puedes seguir en 5 errores que debes evitar si quieres vender una vivienda.

4. El tiempo de respuesta. A todos nos gusta ser atendidos, así que el tiempo de respuesta ante cualquier contacto o duda de un cliente debe ser el más eficaz. Atención ante todo.

5. Disposición de negociar a los propietarios también es importante conocer el margen de negociación, es decir si están dispuestos a bajar un poco el precio en caso de haber una oferta para cerrar la venta.

6. Sé claro y gana la confianza del cliente. Conócelo y date a conocer.

7. Dedicar tiempo y esfuerzo a las viviendas, estúdiala bien, conócela bien para que realmente puedas llegar a los sentimientos del posible comprador tanto con la palabras y el anuncio apropiado.

Esperamos que puedas aplicar estos consejos, y tú ¿tienes alguna otra idea de por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras?