5 cosas que se deben evitar al poner un inmueble en venta

A continuación te presentamos 5 mandamientos que tu cliente debe tener claro y evitar a la hora de poner su vivienda en venta. Está en tus manos como agente inmobiliario que los entienda, interiorice y lleve a cabo con tu ayuda.

1. Decir no a las mejoras
Es muy importante que tu cliente entienda que no debe subestimar el poder de las primeras impresiones. Reparar problemas obvios e incluso dar una que otra mano de pintura aumentarán las posibilidades de enamorar a futuros compradores y que se hagan ofertas por su inmueble.

Se trata de actualizar, reparar, colocar bombillas y mejorar aspectos de la vivienda, nunca de sobre-mejorar, quienes buscan una vivienda la quieren convertir en su hogar y por ende que la decoración vaya acorde a sus gustos. Así que no es hacer una mega inversión para repararla por completo antes de ponerla a la venta.

2. No limpiar
Más allá de las alergias, nadie se siente a gusto entrando a un lugar donde tiene que estar más pendiente al “que no tocar por error” en vez de al espacio y la distribución. Si tus propietarios no pueden gestionar la limpieza es tarea tuya recomendarles empresas que se encargan de ello y dejarles saber que todo es para el bien de la vivienda y hacerla más atractiva y visitable.

vivienda desordenada

3. Decorar en exceso
Siguiendo de la mano con los puntos anteriores, también hay viviendas amuebladas que no necesitan un lavado de cara y que quieres presentar de la mejor manera posible, pues bien, toma nota, porque aquí lo ideal es neutralizar la decoración, que sirva para gusto de cualquiera que la visite no solo para ellos, porque a fin de cuentas ellos quieren venderla a otros.

¡Olvida los colores llamativos y las últimas tendencias en decoración!

4. Quedarse y jugar al escondite
A los compradores les gusta imaginarse viviendo en ese lugar y para eso necesitan espacio y libertad, así que las visitas al inmueble es mejor dejarlas en manos de los agentes inmobiliarios, lo ideal es que los propietarios no estén presentes, así los posibles compradores se sentirán en más libertad de recorrer los espacios.

Tu cliente vendedor debe entender que esa hora en la que tendrás la visita la puede aprovechar para hacer cualquier gestión, sabemos que hay casos y casos y que muchos propietarios no pueden irse durante la visita o simplemente no quieren, tampoco se trata de obligar así que, en caso de ser así lo recomendable es que no estén recorriendo junto a ti y los compradores. Nada de jugar al escondite y estar asomando la cabeza de vez en cuando para ver por donde va o cómo va la visita.

5. Ocultar los problemas
Si el inmueble que vas a comercializar necesita reforma total, este punto no aplica, pero aquellos inmuebles en los que el propietario no está dispuesto a reparar nada para vender, es IMPORTANTE que esos desperfectos no se intenten esconder a quienes visitan la vivienda, si las reparaciones o reformas pueden llegar a repercutir fuertemente en el aumento del precio final de la vivienda, ¡déjalo saber! El cliente comprador sabe sobre ese handicap, el comprador te lo agradecerá y sentirá incluso más confianza en ti por la honestidad.

¿Tienes en mente algún otro “mandamiento”? ¡Escríbenos en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *