Cómo saber el valor de una vivienda

El precio de mercado de una vivienda va más allá de lo que se piense o sienta que vale, debe estar basado en datos y condiciones del inmueble. Y estos son algunas claves que se deben tener en cuenta para conocer el valor de una vivienda.

Identificar: es importante visitar el inmueble para conocer sus características, con la referencia catastral se podrá conocer la superficie construida y de parcela que corresponde a esa vivienda y cómo está distribuida, ya sea si está distribuido en cada planta, si hay zona de aparcamiento y el límite de la parcela.

Conocer el inmueble: saber si la vivienda es libre o es de protección oficial, esto influirá en su valor.

Visita el inmueble: no se puede determinar el valor de una vivienda si realmente no se conoce. Por lo que dentro de este punto se debe de analizar en cuenta los siguientes aspectos:

  • Ubicación y características del entorno.
  • Facilidad de movilidad peatonal y de transporte.
  • Proximidad de servicios como supermercados, hospitales, entre otros.
  • Calidad del edificio, estado de conservación y si dispone de ascensor.
  • Orientación de la vivienda y de cada espacio, por ejemplo a donde está orientado el salón y los dormitorios (norte, sur, este, oeste), al exterior o a patio.
  • Si es necesaria reforma o no.
  • Distribución y número de habitaciones / estancias.
  • Instalaciones y estado actual de las mismas (gas, luz, agua).
  • Condición de los suelos, puertas, ventanas y paredes.
  • Si dispone de extras como terraza, garaje, trastero, vistas.
  • Destacar si tiene algún elemento cocina, baño o terraza que puede aumentar su valor.

Testigos: Llegados a este punto se debe buscar en bases de datos fiables ejemplos de viviendas vendidas con características lo más parecidas posibles y en la misma zona, con el objetivo de tener referencia de precios de venta. Este es un paso fundamental a la hora de valorar una vivienda con el mercado actual.

“La localización es un parámetro determinante al momento de valorar una vivienda”

Si eres una agente inmobiliario esos son aspectos que debes tener en cuenta para una buena valoración, si eres un propietario te habrás dado cuenta de que necesitas ayuda de un profesional para saber el precio de mercado de tu vivienda, por lo que no dude en ir al apartado agencias para que conozcas las inmobiliarias con las que trabajamos.

¿En qué fijarse al visitar una vivienda?

10 detalles para fijarse cuando se visita una vivienda

Ya sea para comprar o alquilar, una visita física o virtual, hay ciertos detalles que no se deben pasar por alto, así que ojo a estas 10 reglas para que no dejes pasar nada por alto. Aunque muchos de los aspectos no se puedan apreciar durante la visita virtual, puedes ir tomando nota del resto y cuando puedas ir a conocerla lo retomas.

1. Tiempo. Es importante acudir a la visita sin prisas, las prisas son malas consejeras, y aquí necesitarás tiempo para recorrer la vivienda, analizar cada detalle del interior y conocer cómo es su entorno. Es cierto que cuando se trata de una vivienda en alquiler las cosas van con un poco más de soltura y la decisión se puede llegar a tomar en el momento, no obstante, también es importante tomarse su tiempo.

2. En compañía mejor. Si va a vivir más de una persona lo ideal es que vayan todos, en caso contrario, recomendamos la primera visita hacerla sin compañía y buscar refuerzo en alguien de confianza para la segunda visita. Hay veces que es necesario un apoyo para comprobar que la decisión es la correcta.

3. La zona. Muchas personas en el momento en que deciden comprar ya tienen una zona o barrio en mente, no obstante recomendamos informarse bien sobre cómo es, ya que cuando se compra una vivienda no se trata del interior, sino también de todo lo que le rodea. El acceso, aparcamiento, zonas verdes…

4. Fachada. Importante tener en cuenta la condición en la que se encuentra la fachada, eso te ayuda a tener una idea de si se requiere hacer alguna reforma, lo cual implica futuras derramas.

5. Probar, probar y probar… Asegurarse de que todo funcione correctamente, sobre todo en alquiler ya que es donde mayormente se deja el mobiliario. Probar no está demás, incluso en venta, puedes comprobar si la puerta del garaje funciona, que las ventanas se abren sin problema, hasta puedes echarle un ojo a las dimensiones de la escalera / ascensor en caso de haber, porque para temas de la mudanza, hay que tenerlo todo en cuenta.

6. Distribución. Este aspecto viene por defecto en la mente de cada persona que visita una vivienda, es fundamental saber si es cómoda, funcional, atractiva, si realmente es lo que necesitas y estás buscando.

7. Ubicación de las estancias. Este punto va un poco de la mano del anterior, pero veámoslo como una rama del árbol, porque aquí te proponemos que al entrar en uno de los espacios de la vivienda pienses en lo que hay fuera, es decir que hay abajo y arriba para tener una idea de si es frío o caliente el espacio, la orientación e incluso si está orientado a patio o al exterior.

8. ¿Ruidos? ¿Olores?. Que la emoción no te nuble los sentidos, abre las ventanas si no están abiertas y escucha, huele, nútrete de lo que se percibe en la vivienda ya sean ruidos u olores internos o externos.

9. Suelo y paredes, puertas y ventanas. Es importante fijarse en el tipo de material y la condición en la que se encuentran los suelos, las paredes, las ventanas y las puertas, sobretodo la principal que es la que da mayor seguridad. Aquí igualmente aplica el punto 5 de “probar, probar y probar…”

10. El horario. Es el último consejos que te damos en este blog y es uno fundamental, independientemente de la zona que se encuentre la vivienda, comercial, residencial o de ocio, visita el inmueble durante la hora de mayor afluencia, en caso de no ser posible coordinar la visita en esa hora con una de las agencias inmobiliarias de nuestro portal, te recomendamos acudir por tu cuenta y ver qué pasa en el entorno a esa hora punta.

¿Tienes en mente algún otro aspecto a fijarse durante una visita? ¡Compártelo!

Hojas de visitas y su importancia

¿Qué es una hoja de visita?

La hoja, parte o documento de visita inmobiliaria, es un documento sin valor contractual que utilizan las agencias inmobiliarias para el control y el análisis tanto de la vivienda como de la empresa.

Este hoja no compromete al visitante a la compra ni a hacer una oferta y esto es muy importante que tus clientes lo conozcan. No hay porqué tener miedo a firmar un inmueble visitado, tan solo es un documento que certifica que lo has visitado.

Este documento puede estar impreso o digital para firmar con una tableta o con el móvil.

¿Por qué es importante? Su importancia es que este documento sirve para:
• Certificar al propietario que el comercial ha visitado su vivienda.
• Que el propietario sepa cuántas personas han visitado el inmueble.
• Contabilizar las visitas físicas que ha recibido ese inmueble.
• También en caso de seguridad, ya que los agentes acuden a visitar un inmueble con alguien desconocido.

Algunos de los apartados a rellenar en este documento son:

• Fecha e incluso la hora de la visita
• Datos del agente inmobiliario
• Datos del visitante
• Identificación de la agencia inmobiliaria
• Información y dirección del inmueble. Es decir referencia utilizada en la inmobiliaria, la dirección y muy importante el número y letra de la puerta.
• Una nota que especifique que ese documento no es contractual y que sus datos serán protegidos acorde a la ley de protección de datos.
• Firmas

Así que, visitante ¡No tengas miedo a firmar este documento!

Y agente, procura dejarle saber a tu cliente que este documento no tiene valor contractual y rellena correctamente los datos del inmueble, además es una herramienta perfecta para preparar un informe a los propietarios de cuántas visitas ha recibido su inmueble y qué ha pasado en cada una de ellas.

¿Tienes alguna duda o aportación sobre las hojas de visitas? ¡Déjanos saber!

¿Por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras?

Como agente de la propiedad inmobiliaria, seguro quieres que tu negocio crezca, tener una cartera amplia de clientes propietarios y ayudarlos a vender sus viviendas. Si esto así, debes disponer de todas las herramientas de marketing para alcanzar dicho objetivo. El propietario quiere vender cuanto antes y no perder tiempo ni dinero, por lo que necesitará ayuda de un profesional inmobiliario.

Está claro que cada inmobiliario o empresa tiene objetivos y una estrategias tanto para captar propietarios e inmuebles como para vender, pero te has puesto a pensar ¿por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras?

Muchos pensarán, “Se ha vendido antes porque el precio era más bajo que el del mercado” Es posible, no se puede controlar la situación de cada propietario, lo que si tenemos claro es que nadie quiere perder dinero ni tiempo, por lo que esas situaciones son un bajo porcentaje de todas las ventas que se lleven a cabo en un año.

“Venderlo rápido o en el menor tiempo, pero venderlo bien”

Entonces, si no es porque estaba por debajo del precio del mercado, ¿de qué depende? Como decíamos anteriormente, las herramientas de marketing y que tan bien se aplique en cada vivienda. Entonces ¿por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras? Porque los agentes inmobiliarios que las gestionan han sabido llevar a cabo los siguientes puntos que te presentamos a continuación:

1. Comenzamos con la presentación digital. Un tema que ya hemos tratado antes pero que es tan importante como desayunar o esa taza de café que necesitas cada día. La imagen.

Con la presentación nos referimos a las fotos de calidad, la descripción llamativa y que cautive al lector, esa llamada de interés en el texto. Hacer uso de herramientas como realidad virtual, recorridos virtuales, planos, vídeos, redes sociales y todo lo que te pueda servir para dar a conocer las viviendas.

2. El precio justo del mercado y el valor real de la vivienda según las características y condiciones que tenga. Porque está claro que los clientes no son tontos y sobrevalorar no ayudará a encontrar posible comprador en corto ni largo plazo.

3. Presentación de la vivienda, que esté organizada, recogida y en buenas condiciones para ser visitada. Algunos consejos que puedes seguir en 5 errores que debes evitar si quieres vender una vivienda.

4. El tiempo de respuesta. A todos nos gusta ser atendidos, así que el tiempo de respuesta ante cualquier contacto o duda de un cliente debe ser el más eficaz. Atención ante todo.

5. Disposición de negociar a los propietarios también es importante conocer el margen de negociación, es decir si están dispuestos a bajar un poco el precio en caso de haber una oferta para cerrar la venta.

6. Sé claro y gana la confianza del cliente. Conócelo y date a conocer.

7. Dedicar tiempo y esfuerzo a las viviendas, estúdiala bien, conócela bien para que realmente puedas llegar a los sentimientos del posible comprador tanto con la palabras y el anuncio apropiado.

Esperamos que puedas aplicar estos consejos, y tú ¿tienes alguna otra idea de por qué algunas viviendas se venden más rápido que otras?

¿Qué busca la generación millennial al comprar una vivienda?

Los millennials es el grupo de jóvenes nacidos entre principios de los años 80 y mediados de los 90, la mayoría de los cuales ya son mayores de edad, esto significa que van modificando el mercado inmobiliario de acuerdo a sus particularidades. Este 40% de la población estuvo marcado por la crisis económica y ha crecido con los inicios de la digitalización, la cual ha cambiado sus hábitos y expectativas.

Debido a la subida de precios del alquiler, muchos jóvenes han comenzado a plantearse comprar una vivienda y para poder ofrecerles dicho servicio es necesario que las inmobiliarias entiendan qué es lo que realmente buscan los de esta generación.

En una agencia

1. ¿Es confiable esa agencia?
Hay estudios que indican que el 99% de los millennials miran las viviendas por internet, así que tu página web debe estar al día, tener credibilidad y dar confianza.

2. ¿Está presente en redes sociales?
Es alta la presencia de esta generación en las redes sociales, al crecer con internet están muy familiarizados con las mismas. Es por ello que suelen confiar más en agencias que estén presentes en los medios sociales y que tengan el perfil activo.

3. ¿Está al día con la tecnología?
La tecnología es una de las estrategias para atraer esta joven generación, tanto los directos en redes sociales como los recorridos virtuales, realidad virtual y las apps sumarán puntos y es una oportunidad para comunicar y conectar con otros de forma cómoda.

En un inmueble

1. Cercanía con la vida de la ciudad y el trabajo
El perfil de este consumidor valora notablemente su tiempo, por lo es muy frecuente que prefieran vivir en zonas céntricas o próximas al trabajo para así evitar hacer uso del coche. Suelen ser amantes de las grandes ciudades ya que dispone de mayor oferta laboral.

Es cierto que esto depende del poder adquisitivo, pero en caso de comprar viviendas alejadas del centro, es muy probable que busquen áreas próximas a zonas de ocio y espacios verdes y que estén bien comunicadas.

2. ¿Dispone de planos fáciles de leer?
Cuando un millennial decide comprar una vivienda, quiere tenerlo todo planeado con detalles antes de tomar una decisión final. Así que disponer de planos digitales optimizados y sencillos, además de buenas fotos definitivamente sumará puntos para ganarte el corazón de esta generación.

3. ¿Tecnología?
Esta generación es fan, sí lo repetimos… es fan de la tecnología. Tanto así que los millennials quieren viviendas inteligentes, estar conectados a su vivienda sin importar donde estén. Automatización, sensores de movimiento, dispositivos de activación por voz y viviendas eficientes.

4. Los detalles importan
Viviendas con bajos costes de mantenimiento y fáciles de limpiar, pisos de madera, encimeras de granito e incluso decir adiós a los desniveles. Buscan viviendas cómodas, prácticas, ya que consideran la vivienda como un lugar para trabajar, no solo para vivir.

5 cosas que se deben evitar al poner un inmueble en venta

A continuación te presentamos 5 mandamientos que tu cliente debe tener claro y evitar a la hora de poner su vivienda en venta. Está en tus manos como agente inmobiliario que los entienda, interiorice y lleve a cabo con tu ayuda.

1. Decir no a las mejoras
Es muy importante que tu cliente entienda que no debe subestimar el poder de las primeras impresiones. Reparar problemas obvios e incluso dar una que otra mano de pintura aumentarán las posibilidades de enamorar a futuros compradores y que se hagan ofertas por su inmueble.

Se trata de actualizar, reparar, colocar bombillas y mejorar aspectos de la vivienda, nunca de sobre-mejorar, quienes buscan una vivienda la quieren convertir en su hogar y por ende que la decoración vaya acorde a sus gustos. Así que no es hacer una mega inversión para repararla por completo antes de ponerla a la venta.

2. No limpiar
Más allá de las alergias, nadie se siente a gusto entrando a un lugar donde tiene que estar más pendiente al “que no tocar por error” en vez de al espacio y la distribución. Si tus propietarios no pueden gestionar la limpieza es tarea tuya recomendarles empresas que se encargan de ello y dejarles saber que todo es para el bien de la vivienda y hacerla más atractiva y visitable.

vivienda desordenada

3. Decorar en exceso
Siguiendo de la mano con los puntos anteriores, también hay viviendas amuebladas que no necesitan un lavado de cara y que quieres presentar de la mejor manera posible, pues bien, toma nota, porque aquí lo ideal es neutralizar la decoración, que sirva para gusto de cualquiera que la visite no solo para ellos, porque a fin de cuentas ellos quieren venderla a otros.

¡Olvida los colores llamativos y las últimas tendencias en decoración!

4. Quedarse y jugar al escondite
A los compradores les gusta imaginarse viviendo en ese lugar y para eso necesitan espacio y libertad, así que las visitas al inmueble es mejor dejarlas en manos de los agentes inmobiliarios, lo ideal es que los propietarios no estén presentes, así los posibles compradores se sentirán en más libertad de recorrer los espacios.

Tu cliente vendedor debe entender que esa hora en la que tendrás la visita la puede aprovechar para hacer cualquier gestión, sabemos que hay casos y casos y que muchos propietarios no pueden irse durante la visita o simplemente no quieren, tampoco se trata de obligar así que, en caso de ser así lo recomendable es que no estén recorriendo junto a ti y los compradores. Nada de jugar al escondite y estar asomando la cabeza de vez en cuando para ver por donde va o cómo va la visita.

5. Ocultar los problemas
Si el inmueble que vas a comercializar necesita reforma total, este punto no aplica, pero aquellos inmuebles en los que el propietario no está dispuesto a reparar nada para vender, es IMPORTANTE que esos desperfectos no se intenten esconder a quienes visitan la vivienda, si las reparaciones o reformas pueden llegar a repercutir fuertemente en el aumento del precio final de la vivienda, ¡déjalo saber! El cliente comprador sabe sobre ese handicap, el comprador te lo agradecerá y sentirá incluso más confianza en ti por la honestidad.

¿Tienes en mente algún otro “mandamiento”? ¡Escríbenos en los comentarios!